Con una vendimia que se presenta complicada, con menos uva en los parrales como consecuencia de las heladas y de la intensa ola de calor registrada en enero y parte de febrero, a lo que se suma la caída en los despachos de vinos y el ingreso de caldos importados provenientes de Chile, en el sector viñatero local están muy preocupados porque los precios que se están pagado por el kilo del producto para vinificar, que ronda los 3 pesos para las variedades comunes, no les alcanzan para cubrir los costos de producción. Esto es a pesar de que el gobernador Sergio Uñac ya había adelantado en julio del año pasado que ése era el valor esperado para la presente vendimia.

Como ocurre todos los años, los argumentos tanto del sector productor como de los elaboradores, es decir los bodegueros son variados y están enfrentados.

Los viñateros se quejan porque sostienen que están atados a la voluntad del bodeguero, porque son 4 ó 5 grupos los que manejan el mercado y que, como si fuera poco, la estimación de la cosecha que dio a conocer el Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) no se ajusta a la realidad porque hay menos uva de la que informa el organismo. Incluso el titular de la Federación de Viñateros, Eduardo Garcés, llegó a sugerir que el anticipo del ente rector del vino se guarde en un sobre lacrado y que recién se abra cuando finalice la vendimia, para cotejar si se ajusta o no a la realidad. Otros también reclaman que el INV diga sobre qué superficie cultivada se realizó la estimación porque la cantidad de parrales en producción varía de año a año.

En resumen, Juan José Ramos, de la Asociación de Viñateros Independientes (AVI), dijo que el kilo de uva no debería valer menos de 5 pesos, para que el productor pueda cubrir sus costos.
Cuando este año se están pagado entre 3 y 3,50 pesos por las variedades comunes, como la Cereza, el año pasado se terminaron abonando alrededor de 1,80 pesos por el kilo. En el caso de las tintas, mientras en 2016 se hicieron operaciones por 4 ó 4,50 pesos el kilo, este año las operaciones rondan entre 8 a 9 pesos.

Estos valores en ningún caso son de contado sino que la modalidad más usual en el mercado es que el bodeguero adelante una parte para pagar la cosecha y el acarreo y después cancelar la diferencia en 3, 4 ó 5 cuotas. Esos plazos, mientras más amplios son, pueden redundar en el pago de unos centavos más.
Como contrapartida, desde el Gobierno provincial aconsejan tomar los créditos bancarios con tasa subsidiada por el Ejecutivo local, para defender mejor su producción.

Del otro lado del mostrador, desde la Cámara de Bodegueros, su presidente, Angel Leotta, destacó como un hecho positivo que los precios de la uva para la presente temporada “han subido más que la inflación”, que rondó el 35% el año pasado. Y puso como ejemplo que mientras por las uvas tintoreras el año pasado se pagaron 8 pesos en promedio, este año los valores han escalado a los 31 pesos. En el caso de las uvas tintas, como Malbec, en el 2016 se pagaron a razón de 7 pesos el kilo y ahora están entre los 14 a 15 pesos. Por una Bonarda o Syrah los precios treparon de 3 a 3,50 el año pasado a unos 7 pesos ahora. Por las uvas comunes se abonaron entre 1,70 a 1,80 pesos, mientras que ahora hay operaciones entre 2,80 a 3 pesos.

Toda la discusión se da en un mercado enrarecido por el ingreso de vinos chilenos a granel en una maniobra que nadie recuerda en los últimos 50 años. Y ocurre justo cuando, si hay menos uva por el factor climático, los valores de uva y después del vino se deberían tonificar.

 

Las voces del sector


Juan José Ramos - Viñateros Independientes

“No estamos conformes con los precios que se están pagando por el kilo de uva porque pretendíamos no menos de 5 pesos, que es el costo de producción”.

Eduardo Garcés - Federación de Viñateros

“Los malos pronósticos del INV lo único que hacen que hacen son beneficiar al comprador. Se deberían dar a conocer después de terminada la cosecha”:

Angel Leotta- Cámara de Bodegueros

“Estamos frente a una buena temporada porque los precios para las uvas comunes han tenido un incremento de un 60% en promedio”.

Andrés Diaz Cano - Ministro de la Producción

“Desde el Gobierno vemos bien los precios del kilo de uva y creemos que estamos frente a un buen año en el que no se debe malvender el producto”.