El acuerdo interprovincial Mendoza-San Juan no había tenido una revisión integral desde que se inicio en 1994. Ahora las provincias se comprometen a buscar mecanismos para estudiar la cadena de valor del sector.

 

 

En un nuevo intento por frenar la importación de productos que afectan las economías regionales, y tal como hizo hace un tiempo con el vino; el gobernador Sergio Uñac le planteó ayer al ministro de Producción de la Nación, Francisco Cabrera, los problemas que acarrea el ingreso de tomate foráneo a los productores de San Juan y de Mendoza. Como resultado de la queja, Cabrera se comprometió a convocar próximamente a una reunión de empresarios y gobernadores para analizar el tema. El reclamo fue realizado junto a su par mendocino, Alfredo Cornejo, ayer en la firma del acuerdo de diversificación de cosecha y elaboración de mosto 2018, realizado en Mendoza, en el marco de la Asamblea Anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y 33º Reunión Anual de la Asamblea de Gobernadores de BID Invest. Allí también Uñac se encontró con el presidente del BID y avanzó en las negociaciones por un nuevo crédito de la entidad (ver abajo). Uñac contó a DIARIO de CUYO que le explicó a Cabrera el gran crecimiento de superficie cultivada logrado en esta provincia en tomate perita o industrial, y los esfuerzos realizados por la provincia para otorgar créditos con tasa subsidiada para la compra de maquinarias, logrando que el sector tomatero este fuertemente tecnificado en la actualidad. ""Hace dos años habían 800 hectáreas de tomate y ahora estamos cerca de las 2.000, de verdad hemos crecido. Hemos logrado una interacción público- privada y obviamente que la importación de tomate hace variar estas expectativas", dijo el gobernador.

Hace unas semanas el sector tomatero entró en alerta por el crecimiento exponencial de volumen de importación de tomate entero pelado en lata, cuya importación creció 971% entre el 2015 y 2016 (de 335 mil kilos a 3,5 millones); y lejos de frenarse, el año pasado aumentó 187%, al trepar a los 10,3 millones de kilos. Esa cifra implica que se están reemplazando más de 15 millones de kilos de tomate en fresco producidos en el país, y casi unas 200 hectáreas, que ponen en riesgo al 35% de los productores de San Juan, Mendoza y algo de La Rioja. Si bien es necesario importar pasta de tomate porque lo producido no alcanza para abastecer al mercado interno, no ocurre lo mismo con el tomate enlatado que sí es suficiente. ""El (Cabrera) reiteró que la línea del gobierno es ir por las importaciones, y que no nos podemos cerrar al mundo. Pero ante nuestro pedido quedó en revisar el tema, por eso vamos a generar una reunión con el sector, los gobernadores y los empresarios involucrados", dijo Uñac. Uno de los principales empresarios es Luis Pagani (Grupo Arcor), que tiene en San Juan la fábrica La Campagnola y hace poco se reunió con Uñac y le transmitió la preocupación del sector. ""También le reiteré que la importación de vinos no nos hace bien", añadió el gobernador. Los gobernadores firmaron también en presencia de Cabrera el acuerdo vitivinícola, que tal como adelantó este diario fijó un cupo del 25% para diversificar uvas al mosto, añadiendo además uvas de mesa, pasas y otros vinos. Al respecto, Uñac dijo que sabía que no había complacido totalmente al sector viñatero, pero sostuvo que se logró ""un acuerdo posible e integral". Añadió que si los resultados no son los esperados, el año próximo queda la posibilidad de no firmarlo.

 


Fondo interprovincial
 

Uñac destacó que se haya incluido en el acuerdo el compromiso de generar un fondo entre San Juan y Mendoza para lograr entre otras cosas la reconversion de variedades de uva. ""Hay que reconvertir, cayó el consumo y hay que ver cuáles son las expectativas del consumidor", opinó.

 

Crecimiento

187 por ciento creció el año pasado la importación de tomate perita enlatado, respecto al año anterior. Ingresaron 10,3 millones de kilos del exterior.