La negociación paritaria de abril cerró el aumento salarial 2017 con un tope del 22%. En el gobierno confían que este año la inflación no alcanzará ese porcentaje y no será necesario aplicar la cláusula gatillo.


La inflación acumulada en lo que va del año le ha traído un respiro al Gobierno provincial porque la negociación salarial acordada con los gremios ha salido ganando, lo que aleja la posibilidad al menos hasta el momento; de pensar en reajustes. 

El gobierno otorgó un incremento del 16% a los estatales provinciales para la primera mitad del año, y el Indice de Precios al Consumidor llegó al 11,8 % en el mismo periodo. Eso marca una diferencia de 4,7 puntos a favor del convenio paritario de los gremios, en detrimento de la inflación.

De seguir esa tendencia no será necesario aplicar la cláusula gatillo prevista en la propuesta a los sindicatos, que indicaba que si en el 2017 la inflación supera el 22% se pagaría lo que indique el IPC y no ese porcentaje. 
Hasta ahora la inflación acumulada de enero a junio es del 11,3%, o sea, 4,7 puntos por debajo del 16% otorgado a los estatales para el mismo periodo. 

En abril de este año los gremios de la administración pública cerraron con el gobierno un acuerdo salarial de un tope del 22% en dos tramos. El primero, del 16% a partir de marzo y el segundo un 6% desde agosto. A eso se le suma la llamada cláusula gatillo, la cual prevé un reajuste automático si la inflación supera el porcentaje total acordado del 22%. El ministro de Finanzas, Roberto Gattoni, dijo esta semana que se tendrá en cuenta para esta cláusula el índice nacional que establece el Indec, no el regional de Cuyo que se empezó a divulgar a partir de este mes.

‘Nosotros presentíamos que en nuestra región podría ser menor que en Nación pero el índice que tomaremos es el nacional‘, aseguró. Pero el ministro remarcó que estas posibles situaciones se darían si la inflación supera el 22 %, algo que no cree que suceda. ‘Puede llegar al 21,5 o 21,9 por ciento, pero no creo que supere ese límite‘, confió. Además destacó que a contrapelo de lo que sucedió en otras provincias, el aumento salarial que se otorgó en San Juan quedó por encima de la inflación. ‘Hay otras provincias como Mendoza, Jujuy o Salta por ejemplo, que quedaron muy por debajo‘, aseguró. En Mendoza este año los empleados estatales cerraron una paritaria total del 17% en dos tramos. El primero, del 10% a partir de enero y luego un 7% desde el mes de julio. Allí también se aplicó una cláusula que permitirá revisar en el último trimestre de este año la pauta salarial a la luz de la evolución de la recaudación y el índice de inflación.

 

Proyecciones

22 por ciento es la inflación proyectada para el año 2017 según la consultora Fundeg, que mide los precios en San Juan.


Enero a junio

11,8 por ciento es la inflación acumulada entre enero y junio pasado, según las mediciones del Indec.


Segunda suba

6 por ciento es el incremento que recibirán los estatales a partir del me de agosto próximo, totalizando un 22% en 2017.