La decisión de implantar retenciones a las exportaciones cayo muy mal en San Juan, no tanto por la medida en sí que desde el fin de semana ya se veía venir, sino porque el sector cuestiona que la Nación no tuvo contemplaciones con las economías regionales que tienen un escenario muy diferente al de la Pampa Húmeda. Es decir, le pidió el mismo ‘esfuerzo’ a los que les va muy bien como a los exportadores que están en la lona. ‘’Implantar retenciones lineales, de 3 o 4 pesos por cada dólar, para todos igual, solo profundiza las asimetrías”, dijo Antonio Giménez, el presidente de la Cámara de Comercio Exterior de San Juan. Ayer el dirigente armaba una reunión del sector para analizar los planteos que se harán, en sintonía con el gobierno provincial (ver página 6). 

 

La lógica del gobierno nacional es que los exportadores con un dólar a $40 logran suficiente competitividad, En San Juan Giménez explicó que eso no corre para las exportaciones sanjuaninas porque el 80% de los costos para producir cualquier producto regional están dolarizados, suben al mismo ritmo de la divisa verde y encima hay una inflación que no cesa. ‘’Nadie quiere las retenciones, son perjudiciales y el mismo gobierno dijo que es una emergencia, que  hay una crisis y hay que hacer un esfuerzo. Ahora bien, estamos dispuestos a contribuir todos los argentinos, pero el problema con esas medidas es que profundiza asimetrías, no están entendiendo la problemática de las economías regionales”, aseveró.

 

IMPACTO EN NÚMEROS

¿Cuánto significa en términos anuales el impacto de las retenciones? En 2017 San Juan exportó 1.434 millones de dólares (ver infografía), entre productos primarios y manufacturas de origen agropecuario (MOA) e industrial (MOI), que representan $57.360 millones a un tipo de cambio actual de $40.

El cálculo hecho a $4 por cada dólar exportado en productos primarios -que fueron 67 millones de dólares o $2.680 millones, significan una retención por $268 millones que los exportadores pasan a tributar, es decir un 10% de lo exportado en pesos al cambio actual.

Del mismo modo, a $3 por cada dólar exportado en MOA y MOI -que totalizaron 1.367 millones de dólares o $54.680 millones en 2017- significan un tributo de $4.101 millones. O sea, un 7,5% con el cambio actual.

En total, si hoy exportaran lo mismo que en el 2017 el tributo por retenciones asciende a $4.369 millones. Ese monto irá a las arcas nacionales y no se coparticipará a las provincias. Fuentes del sector deslizaron también la duda de cuándo serán cobradas las retenciones: si lo hacen antes de que el exportador cobre lo vendido, ocasionará más daño.

 

 

 

 

 

>Cadena minera

El año pasado la venta al exterior de plata y oro representa en valor FOB un total de U$S 1.072 millones. La cadena minera es la más importante para las exportaciones de San Juan. Explica casi el 75 por ciento del total de las ventas locales al exterior.

 

 

 

>Cadena vitivinícola

Las exportaciones vitivinícolas son la segunda cadena en importancia en ventas al mundo. Entre uvas, pasas, vinos y mosto el año pasado se exportaron más de 87 mil millones de dólares, significando casi el 9% del total de exportaciones.

 

 

 

>>Carrió, contra la minería

 

 

""La minería es un engaño y un negocio que destruye el medio ambiente", dijo ayer la diputada nacional Elisa Carrió, frente a empresarios en la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en un discurso donde ratificó su apoyo a Mauricio Macri y al gobierno de Cambiemos. En un encendido discurso en un momento la legisladora habló de minería y dijo que esta actividad "es un engaño y un negocio que a medio término destruye el medio ambiente. Lo único que nos da una prosperidad permanente es el desarrollo de economías internas que también exporten, por eso tenemos que crear una aduana legal paralela". También apuntó contra el sector que, según su visión, le quiere dar un golpe al Presidente: "Yo les digo a los militantes golpistas: acá nos sacan como en la Casa de la Moneda en Chile. si quieren hacer el golpe me van a sacar muerta de la Casa Rosada. Pero yo viva no salgo y Macri tampoco". En referencia a la coyuntura económica, buscó llevar tranquilidad: "No tenemos posibilidad de default. Estoy negociando hace un mes con "Toto" Caputo que saquen el 1% al depósito (bancario) y lo estamos haciendo con Mario Quintana".

 


>El peor momento

Con la cosecha vitivinícola en puerta la aplicación de retenciones cae en el peor momento, porque dará vía libre a todo tipo de especulaciones. La industria vitivinícola puede esgrimir que pierde 10% por retenciones y pretender bajar en ese mismo porcentaje por cada kilo de uva que compre al productor. O bien, en el otro extremo, los importadores pueden intentar bajar el precio de compra al exportador, esgrimiendo que ahora el dólar está muy alto en Argentina. Jugadas de un lado y otro que pondrán a prueba el temple de las autoridades provinciales la próxima vendimia.