El acuerdo logrado por el Gobierno de Alberto Fernández con los principales grupos de acreedores de la deuda pública permitió reestructurar más de US$ 66.000 millones en bonos bajo legislación extranjera, y la emisión de nuevos títulos permitirá un ahorro cercano a los US$ 30.000 millones entre capital e intereses.

Diego Hagmann, economista sanjuanino, analizó la importancia de esto de cara al futuro. En diálogo con el programa 'Demasiada Información' (@demasiadainfosj) de Radio Sarmiento, aseguró que "si no se llegaba a un acuerdo era más por cuestiones políticas que económicas. Se concretó el arribo a un buen puerto en las negociaciones que venía desempeñando Guzmán y uno de los inconvenientes más importantes eran las cuestiones legales. Lo que sucedía con la reasignación de los posibles cupos para nuevas negociaciones en caso de incumplimientos era el temor mas grande de los acreedores". 

El profesional agregó que de esta forma "Argentina vuelve al mercado de capitales, vuelve al mercado de créditos. Esto va a posibilitar que ahora comience la reestructuración con los bonistas, que comiencen las negociaciones con el FMI. Todo eso se ve facilitado con esta medida ya que estando en default era muy difícil para el fondo monetario darnos un salvataje".

Hagmann indicó que "nuevas deudas que vamos a tomar se ven allanadas con este acuerdo. No significa que vayan a llover inversiones, pero va a estar más apalancados en caso de decidir su concreción,
en el corto plazo el país retoma el mercado de créditos y seguramente vendrán asistencias, y a largo plazo dependerá del proyecto económico del gobierno".