Pocito. La calle Aberastain, entre 12 y 13, es una de las obras que está demorada. Sólo pudieron pavimentar la parte central y no las banquinas.

 


 

Una situación compleja tiene lugar por estos días en el plan de obras viales que se están ejecutando en la provincia porque, por la escasez de material asfáltico, hay trabajos demorados desde hace casi un mes. Entre los principales proyectos que están retrasados están el Plan de las 2.000 cuadras, la ruta a Albardón e incluso en la ampliación de la Central tuvo sus efectos, aunque optaron por hacer otras tareas, como los tramos de hormigón, para cumplir con los plazos previstos. En Vialidad Provincial estiman que en los próximos días el problema se va a solucionar.

El inconveniente se originó porque, como la mayor parte de ese insumo es importado, un barco que traía el componente fue rechazado en el puerto de Buenos Aires, porque el material no reunía la calidad requerida. Por eso la falta no sólo afecta a San Juan sino también a otras provincias argentinas. Como se trata de un derivado del petróleo, el asfalto también se obtiene en las refinerías argentinas, pero resulta insuficiente para satisfacer la demanda del país. Según fuentes del sector, al país llegan envíos provenientes de Brasil, Venezuela, Países Árabes y México.

 

Avenida. La obra de la Central tiene sectores con lozas de hormigón y en otros hay pavimento. Están apurando los primeros ante la falta de asfalto.

 

"Es un problema que tenemos por estos días, pero calculamos que se tiene que solucionar pronto", dijo Juan Magariños, titular de Vialidad Provincial. En el caso de la ampliación de la Avenida Central, en la que hay apuro de avanzar para no seguir ocasionando inconvenientes en la circulación vehicular hacia el Este de la ciudad, están apurando los tramos de lozas de hormigón, que estaban contemplados en el plan original. Y cuando se normalice el abastecimiento de asfalto, continuarán con las partes restantes.

Para que se tenga una idea de la demanda de este material, hay que tener en cuenta que, para hacer un kilómetro de pavimento, hacen falta 720 toneladas de concreto asfáltico para una calle de 6 metros de ancho y un espesor de 5 centímetros. El costo aproximado es de 3,7 millones de pesos por kilómetro, según las cuentas que sacan en Vialidad Provincial.

Otro sector que se ha visto complicado es el plan oficial de las 2.000 cuadras (ver aparte), que lleva adelante el Gobierno provincial con aporte también de los municipios, generados a partir del llamado Fondo de la Soja. Uno de los más preocupados en ese ámbito es el intendente de Pocito, Fabián Aballay, quien citó el caso de la calle Aberastain, entre 12 y 13. El jefe comunal explicó que por la falta de asfalto sólo pudieron pavimentar la parte central de la arteria, pero no han llegado a completar las banquinas. Y por eso dijo que espera que la situación se normalice a la brevedad.

Enrique Velasco, titular de la Cámara de la Construcción de San Juan, confirmó también la preocupación en el sector por la falta de material asfáltico y se refirió a las obras que están atrasadas, como la remodelación de la Ruta 40 hacia Albardón. "Se trata de un problema serio, que dificulta cumplir con los compromisos", manifestó el empresario.

En San Juan son 6 las mayores empresas dedicadas a la construcción de caminos, que están sufriendo el problema.

Para que se tenga una idea de lo que representa el consumo de asfalto en el país, un informe del Ministerio de Transporte de la Nación reveló que el consumo de ese material en el primer semestre de 2018 acumuló un total de 316.359 toneladas, un 15% más que el mismo período de 2017, que cerró con 275.044 toneladas, convirtiéndose en el mejor semestre de la historia.

Según la cartera de Transporte, junio fue el segundo mejor mes de la historia, con 48.011 toneladas. De esta manera, los primeros 6 meses del año tuvieron un consumo récord a nivel histórico del insumo utilizado en la obra pública.

"En lo que respecta a obras viales, desde diciembre de 2015 a la fecha se terminaron más de 300 kilómetros de autopista, se pavimentaron casi 1.500 kilómetros de caminos y se repavimentaron otros 3.700 kilómetros", detallaron desde la cartera dirigida por Guillermo Dietrich.

 

Arreglo de calles en los municipios


El plan 2 mil cuadras actualmente en ejecución implicó una inversión estimada de 700 millones de pesos. La licitación se dividió en grupos y se basó en el relevamiento que realizó cada comuna sobre sus zonas a pavimentar. Además, en la distribución de los fondos se tuvo en cuenta los criterios del actual esquema de coparticipación.

En septiembre del 2017 se hizo el llamado a licitación para que las empresas interesadas hicieran sus ofertas económicas. La apertura de los sobres se hizo a fines de ese mes y luego se concretaron las adjudicaciones. Los trabajos comenzaron en noviembre pasado.

Para la ejecución del plan, el Ejecutivo firmó un convenio con los municipios, en el que la administración central afronta el 80 por ciento de los gastos y el resto corre por cuenta de las comunas, con recursos del Fondo Federal Solidario (más conocido como el Fondo de la Soja).