Reunión. Kerchner, a la izquierda, y Díaz Cano se reunieron al mediodía de ayer en Mendoza para delinear las primeras acciones para lograr eliminar el nuevo gravamen al vino.

 

En el primer encuentro tras el anuncio de la reforma tributaria que impulsa el Gobierno nacional, que incluye la aplicación de impuestos internos al vino, el ministro de la Producción de San Juan, Andrés Díaz Cano, y su par mendocino de Economía, Martín Kerchner, coincidieron en manifestar su enérgico rechazo a uno de los argumentos para aplicar el gravamen al producto, que es que se trata de una bebida no saludable. Durante un encuentro en la vecina provincia, ambos funcionarios acordaron emprender negociaciones políticas tanto en la cartera de Hacienda, de Nicolás Dujovne, como ante el nuevo ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, que reemplaza a Ricardo Buryaile, para revertir la situación y lograr que el tributo vuelva a la tasa cero. Junto con esta decisión, se conoció un informe del Ministerio de Economía de Mendoza que consigna que el impacto de la nueva carga en la industria vitivinícola será de 3.000 millones de pesos al año, de los cuales alrededor de un 15%, es decir unos 450 millones, los debería aportar San Juan.

"Nunca había escuchado antes que el vino, bebido con moderación, es perjudicial para la salud", dijo Díaz Cano al término del encuentro de unos 45 minutos con Kerchner en su despacho del sexto piso de la Casa de Gobierno de esa provincia. El ministro mendocino incluso leyó un párrafo del decreto que estableció al vino como bebida nacional que señala que "en un producto alimenticio de consumo masivo, por sus cualidades nutricionales comprobadas, integra la canasta básica familiar de diferentes grupos sociales del país".

La intención de ambos gobiernos provinciales es coordinar acciones para lograr un rebaja del tributo e incluso, de ser posible, que vuelva a la tasa 0. En eso confían primero en una etapa de negociación política. "Hasta que no esté firmado el proyecto hay tiempo", dijo Kerchner. Y si no se logra en esta etapa dar la pelea luego en el Congreso Nacional. El dato es que mientras en Mendoza hay un Gobierno radical, cercano a Cambiemos, en San Juan gobierna el justicialismo, pero ambos decidieron en sumar esfuerzos.

Según el ministro mendocino, cuando tuvieron acceso a un borrador que manejaba Dujovne, la intención era aplicar un gravamen del 25%, que luego se redujo al 17% y que ahora es del 10% e incluso es de instrumentación gradual, porque el primer año sería del 5% y a partir del segundo año treparía al 10%. Ya en la década de los "90 se manejó este tributo, que iba del 2,5 al 5%.

 

Los legisladores macristas

 

ROBERTO BASUALDO - Senador F.Producción y Trabajo

Por ley el vino es una bebida nacional y se lo considera un producto alimenticio. Entonces no puede ser gravado como alcohol y que es perjudicial a la salud. Que se lo apliquen a la cerveza, whisky y otros.

 

EDUARDO CÁCERES - Diputado de Cambiemos

Me preocupa mucho este tema y vamos a trabajar para encontrar alternativas. Los sanjuaninos y las provincias vitivinícolas tenemos que estar más unidos que nunca sin importar los colores políticos que podamos tener.

 

Encuentro con las entidades vitivinícolas

 


Representantes de las principales entidades vinculadas a la actividad vitivinícola participaron en la tarde de ayer de un encuentro convocado por el ministro Díaz Cano para ponerlos al tanto de la situación y coordinar acciones en la decisión de frenar la propuesta de establecer un impuesto a los vinos.

Participaron integrantes de la Federación de Viñateros, Asociación de Viñateros Independientes, Cámara de Comercio Exterior, Cámara Vitivinícola, Cámara de Productores Vitícolas, Cámara de Bodegueros y Cámara de Paseros, entre otras.

"Esta no puede ser una decisión unilateral de la Nación, debemos salir en conjunto con todas las cámaras del sector", dijo Díaz Cano a modo de resumen del encuentro.

Juan José Ramos, de AVI, manifestó que "estamos frente a un impuestazo y va en contra de lo que había prometido el presidente Macri. Ahora esperamos que el Gobierno nacional busque el diálogo".

Una pista la dio ayer el jefe de Gabinete de la Nación, Marcos Peña, cuando en el Senado dijo que el impuesto se negociará con el sector vitivinícola.