Muy lejos de las previsiones y pronósticos de funcionarios y de economistas de las consultoras privadas locales y extranjeras, los indicadores del Indec sobre la economía real se mantienen muy lejos de describir la salida de la larga recesión, ya se extiende al sexto año, la cual explica que volviera a bajar también el indicador de confianza de los consumidores.

 

Los datos restrospectivos, pero también en perspectiva, del Indec dieron cuenta de la continuidad de los signos negativos en la variación de la producción industrial, como de la actividad de la construcción, en el agregado de los sectores público, como privado.

 

La actividad industrial, en rojo

 

El organismo oficial de estadística estimó una baja del Estimador Mensual Industrial del 1,1% en enero respecto de un año antes, acumulando 12 meses consecutivos en la senda negativa, ubicándose en un punto intermedio entre el declive severo de 6,4% que midió el Estudio Orlando Ferreres y la reactivación del 3,9% que informó la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL).

 

Mientras que el Indicador Sintético de la Actividad de la Construcción (ISAC) declinó 2,4% con respecto a igual mes del año anterior, en este caso acumuló trece meses conocidos en receso, y dos (noviembre y diciembre de 2015) que fueron afectados por el apagón estadístico que dispuso el Indec cuando asumió el nuevo gobierno, ante la pérdida de credibilidad de los datos que había recolectado en el lustro previo.

 

Alineado con ese comportamiento de la actividad, los puestos de trabajo registrados interrumpieron en diciembre un mini ciclo de cuatro meses de moderada recuperación, al descender 2,3% con relación al mes anterior, aunque se atribuye a un fenómeno estacional, porque algunos trabajadores se desvinculan de la empresa para poder cobrar un subsidio que se liquida una vez por año, equivalente a un salario promedio.