En medio de la incertidumbre generada por la escapada del dólar, los combustibles empezaron a aumentar esta misma medianoche y se estima que será en torno a un 10% durante el mes que acaba de comenzar, pero de manera escalonada. Y lo harán impulsados por una suma de factores, como son el incremento de los impuestos al despacho, el aumento en el precio internacional del barril de petróleo y los efectos de la devaluación.

 

La suba arranca con una suba que ronda entre el 3 y el 5%. En agosto, los combustibles subieron en dos oportunidades, la última el domingo 19, liderada por la petrolera YPF, propietaria del 55% del mercado. Pero desde entonces ocurrió una serie de hechos que hará que los precios continúen en su escalada alcista.


Uno de esos factores es que este mes entra en vigencia una nueva modificación de los impuestos al despacho, calculada en un 1,5%. Pero no es lo único en un sector tan sensible. La otra cuestión es que el precio internacional del barril de petróleo pasó de los 69 a los 77 dólares. Y como si fuera poco, se produjo la escapada de la divisa norteamericana del jueves, de la que todavía se están evaluando las consecuencias.


Según fuentes del sector, se espera que YPF pique en punta con el alza de nuevos precios. La estrategia será "dispersar" el incremento a lo largo de los días y según las provincias. Una opción de la que se habla sería aplicar un 6% o 7% en una primera etapa y esperar los efectos de los anuncios del Gobierno. Si las medidas no conforman, se vendría el 3% o 4% que resta para completar el 10% estimado para el mes en curso.



Modificación

1


Es el porcentaje en promedio de la última suba de los combustibles, liderada por YPF, el domingo 19 de agosto pasado. Fue la segunda modificación de las tarifas dentro del mismo mes.



Expectativa

La especulación de las petroleras es que el lunes o martes próximo el Poder Ejecutivo anuncie una batería de medidas que lleven paz a los inversores locales y extranjeros. En ese paquete, no descartan que se incluya un congelamiento del Impuesto a los Combustibles Líquidos y al Dióxido de Carbono (IDC).