Los sanjuaninos que compraron inmuebles "en pozo", que son los que se construyen mientras se los va pagando, deben afrontar aumentos de cuotas de hasta el 17%. En San Juan dicen que no se han caído las operaciones iniciadas.

La devaluación de la moneda como consecuencia del salto inesperado del dólar en los últimos meses, y la incertidumbre que sobrevino por el futuro económico tiene congelada en estos días la compraventa de inmuebles en San Juan. En cambio las operaciones ya iniciadas no se caen, pese a los aumentos de las cuotas; un panorama muy diferente a lo que ocurre en Buenos Aires (ver aparte). Tampoco se han detenido los alquileres como ha sucedido en la última semana a nivel nacional, y tanto propietarios como inquilinos locales siguen pactando contratos con ajustes según el Indice de Precios al Consumidor. Ese es el panorama del mercado inmobiliario sanjuanino, según coincidieron desde la Cámara de la Construcción e Inmobiliaria y empresarios del sector. Pese a que la situación está complicada para las operaciones de mayor envergadura, todos los consultados tienen expectativas de que los vaivenes del dólar se detendrán, que con las últimas medidas económicas el mercado tenderá a tranquilizarse y las operaciones inmobiliarias que hoy están detenidas se revertirán. El freno se da en las compraventas nuevas, que aunque en San Juan no están dolarizadas como en Buenos Aires, indudablemente se han visto afectadas por las variaciones del dólar y la baja del peso. ""La venta está reducida, cuesta cerrar operaciones. Los propietarios no tienen un precio de venta y hay cierta retracción porque prefieren esperar a que se calme el mercado", dijo Ricardo Zunino, desde una de las firmas locales dedicadas al rubro inmobiliario. El empresario sostuvo que ve "muy probable" que ese escenario de tranquilidad llegue pronto. Agregó que distinta es la situación para aquel que ya compró un inmueble a crédito -las denominadas operaciones "en pozo"- cuyas cuotas se siguen pagando "con mayor o menor esfuerzo", pese a que aumentaron aunque menos que lo que subió el dólar.

Los incrementos varían en cada empresa desarrolladora de inmuebles, pero oscilan entre 5 al 17 por ciento dependiendo de las características de cada departamento o casa, según surgió del sondeo realizado. ""Es una locura los aumentos que han tenido el hierro y el cemento, por eso han aumentado las cuotas de la venta en pozo. Una cuota de 5.000 pesos pasó ahora a 5.800 pesos. Mucho para lo normal, que era afrontar un incremento de uno, dos o a lo sumo tres por ciento mensual", explicó Iván Farrán desde otra empresa del sector. Farrán recordó que en el 2014 cuando el dólar pasó de 10 a 15 en un momento dado, la gente empezó a comprar e invertir en ladrillos, algo que ahora con esta fuerte devaluación no sucedió. ""Desde hace un año viene complicado porque se respira mucha inseguridad y el que puede invertir se ha frenado porque prefiere comprar Lebacs", opinó. Sin embargo, aseguró ser optimista y que en el corto plazo el escenario va a mejorar. En ese sentido, Diego Hagmann, integrante y vocero de la Cámara de la Construcción e Inmobiliaria; dijo que es lógico que esta crisis afecte al sector a corto plazo, ""porque la gente lo primero que hace es paralizar sus decisiones de compra, pero cuando la situación se estabilice, va a continuar como siempre". ""Calculo que serán un par de semanas hasta que se clarifique el negocio", sostuvo. En la entidad aseguraron que los desarrollos inmobiliarios en marcha o que están por empezar van a seguir adelante porque son proyectos pensados a cuatro años, que no responden a fluctuaciones transitorias de la moneda. ""Cada desarrollador pacta la actualización de las cuotas de los departamentos que se van pagando mientras se van construyendo; y no se han detenido esos pagos", aseguró Hagmann. En cambio informó que se implementará que los créditos hipotecarios que otorgan los bancos no aumenten la cuota, pero sí el plazo de pago. Así, si el préstamo es a 15 años, se extenderá por otros 5 años más, por ejemplo.

El dueño de una inmobiliaria local, Zunino; con un cliente. Si bien dice que
cuesta cerrar ventas, confía que la situación se revertirá pronto.
>> Otra realidad

En Buenos Aires, donde los inmuebles y alquileres a diferencia de San Juan están dolarizados, afirman que la mayoría de los nuevos compradores se bajaron de la operación por los aumentos. Según publicó el diario nacional Clarin, se trata de los que reservaron con el tipo de cambio a $ 20 y no escrituraron antes del salto a $ 28. La Cámara Inmobiliaria de esa provincia relevó que el 80% no pudo cubrir la fuerte suba en pesos de las propiedades que subieron casi 40% en pesos en los últimos dos meses.