La obra privada volvió a ser el gran sostén de la construcción sanjuanina en el 2010, con un total de 515 permisos para construir por 230.192 m2. Mientras que el sector público aportó sólo 166.626 m2. Entre ambas, los pedidos de autorización para edificar el año pasado superaron por un 37% a los entregados en el 2009, según informó ayer la Dirección de Planeamiento y Desarrollo Urbano de la provincia. Un 30% de los permisos otorgados a particulares fueron destinados a grandes galpones o depósitos, entre ellos algunos vinculados a la minería, mientras que en el aspecto habitacional, sobresalieron los complejos de casas o departamentos y los barrios cerrados.

Además dijeron desde el organismo de gobierno, que el 2010 fue un año donde hubo alrededor de 110 locaciones que regularizaron su situación contractual y así de esta manera quedaron blanqueadas.

"Acá (en la obra privada) están incluidos todo tipo de trabajos, desde lo que es la gran minería hasta importantes emprendimientos agroindustriales. Generalmente, la obra privada es mas representativa en metros cuadrados porque tiene superficies como galpones que tienen muchos metros o fábricas. Por ejemplo Veladero tienen miles de metros en lo que hace a galpones y eso sin lugar a dudas impacta en los números finales", explicó Juan Manganelli, director de Planeamiento. El funcionario agregó que en cuanto a permisos para construcción de viviendas, fueron "en su mayoría" para proyectos de inversión, tendencia que se viene dando en los últimos 4 años y que apenas tuvo una leve baja entre finales del 2008 y principios del 2009, con el impacto de la crisis financiera internacional que estancó las inversiones privadas. Y en cuanto a viviendas familiares, en base a pedidos de particulares, no superaron las 50 solicitudes el año pasado.

En cuanto a las zonas en donde se solicitaron los permisos para asentar las nuevas edificaciones, están bien repartidas: Por un lado, lo que es galpones y depósitos -para ajo o empaque de uva, por ejemplo-, se ubicaron en la periferia del Gran San Juan y en los departamentos alejados de Calingasta, Jáchal e Iglesia, principalmente. "Ahora que todas las empresas sanjuaninas tienen que tener informe de impacto ambiental eso las obliga a pasar por la Dirección de Planeamiento'', dijo Manganelli. Por otra parte, la construcción de casas y departamentos, se ubicaron en su mayoría en zonas de Rivadavia, Capital y Santa Lucía.

¿BAJÓ LA OBRA PÚBLICA?

De acuerdo a los datos suministrados por la Dirección de Planeamiento, en el 2009 el Estado provincial pidió 95 permisos para ejecutar obras y en el año 2010 sólo 49, pero que representaron 166.626 m2, casi 60 mil m2 más que el año anterior. Esta drástica baja de solicitud de permisos -bajó casi a la mitad- es minimizada por el funcionario a cargo del área, Juan Manganelli, y la fundamenta en base a un sólido argumento administrativo: "En el año 2009 se presentó mucha documentación técnica de barrios que se han estado construyendo en el 2010, que por una cuestión de fondos -hubo retrasos desde Nación- no se iniciaron ese año. Acá los tenemos computados como permisos dados en el 2009 pero que las obras se iniciaron en el 2010''. En este sentido, el gobierno local saca a relucir el estadio de fútbol en Pocito, el dique Punta Negra y la mega obra de la Ruta 150, que captan buena parte de la mano de obra capacitada en la provincia.