Tras la sorpresa electoral y la mala reacción de los mercados, empresarios sanjuaninos salieron rápidamente a pedir tranquilidad a la sociedad local, aunque no pudieron ocultar sus expectativas de malos pronósticos para el futuro. Si bien algunos destacaron la buena situación financiera de la provincia que le permitirá continuar con el pago de sueldos a estatales, salud, educación y justicia, también advirtieron los límites de esta situación si la crisis económica que se profundizó se extiende por mucho tiempo. El jefe de la Unión Industrial, Hugo Goransky, dijo que el sector reclama un programa económico y productivo para dinamizar al país y pidió generar consensos ante esta crisis. ""Gane quien gane, tiene que haber algún tipo de acuerdo para poner a la Argentina en un proceso productivo" e instó a la clase política a "dar el ejemplo con un criterio de mesura" y para ""mostrar al mundo que nos está mirando que somos un país serio". Desde la Cámara de Comercio de San Juan, Hermes Rodríguez aconsejó "no alarmarse" y esperar, porque "estas corridas ya las hemos vivido". Sin embargo, el dirigente reconoció su preocupación por la devaluación y la suba de precios. ""No corre peligro el pago de sueldos estatales, pero lo grave es el poder adquisitivo de la gente que se ha venido abajo. Tengo mucho temor por la caída de ventas en el sector", opinó. Guillermo Cabrera, representante de CAME en San Juan y presidente de la Cámara de Ferreteros se mostró desconcertado por el resultado electoral por los estilos distintos, ""un kirchnerismo cerrado al mundo y el macrismo con una apertura, insertada al mundo". Pronosticó que se vienen dos meses de transición "muy largos" y "difíciles" y predijo que reinará la especulación en todos los sectores de la economía. ""Acá no hay más puestos de trabajo" opinó, refiriéndose a la expectativa de una modernización laboral que aparentemente ahora quedó sepultada por la derrota del macrismo. Dino Minozzi, al frente de la Federación Económica, exhortó a mantener la calma, porque la volatilidad del dólar era previsible ante un escenario no esperado, sin embargo reconoció que ""esto siempre dejará el dólar más alto que como lo encontró". Respecto al futuro sanjuanino, dijo que si bien el gobierno podrá mantener el pago de sueldos, el sector privado ""la va a pasar muy mal". Señaló entre los grandes perjudicados al sector agropecuario y la construcción. El agro está saliendo del invierno y enfrentando tareas para la campaña y con esta devaluación seguramente van a subir los precios de los fertilizantes, equipos de riego, el transporte y los combustibles", dijo. Respecto a la construcción dijo que la gente ahora va a esperar, ""habrá una parálisis por la incertidumbre".

Si bien piden tranquilidad, dicen que las expectativas de la economía son malas.

Distintos puntos de vista

HUGO GORANSKY - Pte. Unión Industrial SJ

"Hay que buscar la mesura del caso, a nadie le sirven estas crisis de confianza en la Argentina, creo que lo que tenemos que hacer es acuerdos interpartidarios, intersectoriales, porque necesitamos buscar una salida, un plan industrial y productivo para poner el país de pie".

DINO MINOZZI - Pte. Federación Económica

Esto es una crisis agudizada por cuestiones políticas y hay que ser muy cuidadoso porque las lastimaduras de esto costarán cicatrizar. Que la gente no se desespere, que actúe sobre las cosas urgentes y necesarias, que hay que tener visión y esperar que pase la crisis.

GUILLERMO CABRERA - Referente de CAME

"Va a ser muy difícil la transición porque nadie va a ceder ni un milímetro y son dos modelos de gobierno muy distintos. Tenemos una economía muy frágil y el comercio y la industria no están en condiciones de seguir perdiendo. Habrá especulación en las ventas y no se va a crear empleo".