En la actualidad alrededor del 70% de la mano de obra que se ocupa en la exploración minera proviene de San Juan, pero en el Gobierno provincial apuntan a que el total del personal sea local y por eso están convocando tanto a las compañías mineras como a las que buscan nuevos yacimientos y les están metiendo presión para que se pongan en línea con la intención oficial.

En esa línea, también están coordinando con los departamentos mineros, como en las casos de Iglesia, Jáchal y Calingasta para dictar cursos de capacitación al personal en todas las actividades relacionadas con la exploración, según dio a conocer Juan Manuel Pinto, secretario de Planificación y Promoción de Desarrollo Minero.

En San Juan se estima que en la actividad de la exploración hay unos 500 trabajadores dedicados a la tarea en forma directa, y que un 70% son geólogos y el 30% restante están repartidos entre técnicos especializados y perforistas. Pero si se consideran los puestos indirectos, contabilizando los que proveen servicios para la actividad, la cifra de empleados puede llegar a los 2.500. En el Gobierno sanjuanino quieren que toda esa mano de obra sea local y que los sueldos que se pagan queden en la provincia.

Según cálculos de Ricardo Martínez, que integra el Grupo de Empresas Mineras Exploradoras de la República Argentina (GEMERA) y la Cámara Minera local, en esta temporada se han invertido unos 120 millones de dólares y para la próxima calculó que la cifra trepará a los 250 millones de la moneda norteamericana.

De esa cifra, alrededor de un 50% se ocupará en los proyectos Filo del Sol, Josemaría y Hualilán, según dijeron fuentes del sector.

La exploración de un proyecto consiste en el desarrollo de trabajos, estudios y obras necesarias para establecer y determinar la existencia y ubicación del mineral, la geometría del depósito dentro del área concesionada, en cantidad y calidad económicamente explotables y la viabilidad técnica para su extracción. Y se calcula que hay unas 14 empresas dedicadas a la exploración, la mayoría filiales de grandes empresas internacionales dedicadas a esa actividad.

Según datos aportados por Minería, en la provincia hay 16 proyectos con exploración distribuidos en 3 departamentos, como Iglesia, Calingasta y Ullum. En Iglesia se trata de Don Julio, Chita, Jagüelito, Zancarrón, Despoblados, Ortiguita, Ortiga, Lama, Taguas, Filo del Sol, José María, Del Carmen, Brecha Las Vacas, Río Frío, Las Opeñas y Poncha. En Calingasta se trata de Azules, Pachón, Altar, Río Cenicero, Calderón Calderoncito, Río Salinas, San Francisco, Carmen y San José. En Ullum hay sólo un proyecto en marcha, que es Hualilán.

La campaña de exploración se extiende, de acuerdo a los presupuestos, desde el 1 de julio al 30 de junio del año siguiente. Pero el trabajo suele empezar en agosto y se intensifica todos los años a partir de septiembre, cuando las condiciones climáticas lo permiten, porque durante el invierno, por las nevadas y los fuertes vientos, es casi imposible realizar la tarea. Y tienen lugar hasta cuando las condiciones meteorológicas lo permite. Este año con cuidados especiales por el covid-19.

En recientes declaraciones publicadas en el portal Sisanjuan, del Gobierno provincial, el ministro Carlos Astudillo dijo que la intención es "planificar el futuro" de la exploración, teniendo en cuenta, por ejemplo, que, según datos de la Cámara Minera, aproximadamente el 50% de la inversión para esa etapa se encuentra en nuestra provincia.

Para saber a ciencia cierta qué necesidades va a tener la industria el año entrante y los que vienen, en el Gobierno se busca articular el trabajo y promover el intercambio de información entre las empresas y el sector oficial, así como también fomentar la adquisición de productos y la contratación de servicios locales siempre que sea posible.

En los departamentos mineros de la provincia hay una particular expectativa por esta actividad que ya está en movimiento y por la pronta construcción, por ejemplo, de la futura mina Josemaría.

Inversión

250  Es la cantidad de millones de dólares de inversión que ocupará en la próxima temporada la exploración minera, según estimaciones de GEMERA.

Maquinarias

Además de la intención de que toda la mano de obra en la exploración minera sea local, en el Gobierno provincial también aspiran a que también haya empresas sanjuaninas interesadas en invertir en las máquinas perforadoras que se utilizan en la actividad.

La mayoría de la empresas que se dedican a esta tarea son foráneas, con filiales en el país. Pero el propósito es que haya más firmas locales trabajando.

Para hablar de costos, una máquina perforadora tiene un valor que va desde los 400.000 a los 800.000 dólares, este último caso si se trata de una de última generación. Y para puesta a punto hay que pensar en unos 150.000 dólares adicionales, según dijeron fuentes del sector. En San Juan hay buenas perspectivas porque hay muchas áreas con atractivos geológicos.