Las expectativas de cambio aún no aparecen en el caso de los industriales, mientras que entre los constructores, por el contrario, prevalece mayor entusiasmo, aunque eso ha sido una constante en el último semestre, pero luego no fue corroborado por los datos de actividad que midió el Indec.
 

El sondeo de opinión que hizo el organismo oficial de estadística entre los empresarios de la rama manufacturera para los primeros tres meses de 2017 en comparación con similar tramo del año previo, determinó un saldo positivo en lo que respecta a la demanda, tanto en el mercado interno, y algo más en materia de exportaciones, aunque reflejó una apreciable cautela.
 

De signo contrario, en cambio, en lo referente a todos los indicadores vinculados con la faz productiva, como la importación de insumos claves, la contratación de mano de obra y horas trabajadas, y en particular el uso esperado de la capacidad instalada.