Al terminar una de las semanas más turbulentas de los últimos tiempos, con un suba importante del dólar que significa nada menos que el peso de cada día vale menos, se conocieron los resultados de una encuesta que refleja el malestar que se apoderó de los sanjuaninos respecto a la última decisión económica tomada por la gestión macrista.

La mayoría -casi un 90%- fue contundente en confirmar el rechazo a la decisión de volver a tocar la puerta del Fondo Monetario Internacional. Al hombre común no le cayó nada bien que la Nación recurra a los préstamos del organismo recordado por haber exigido a cambio de prestar sus dólares los ajustes más dramáticos en los años "90, que terminaron siempre afectando el bolsillo de la gente. Se puede interpretar también que este resultado refleja que el sanjuanino descree de lo que expresó el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, acerca de que el FMI ha cambiado. Es decir, supone de antemano que las condiciones que pondrá para prestar un monto que, según se sabe, estaría cerca de los 30 mil millones de dólares, determinarán a futuro un ajuste que presagia un escenario sombrío para la economía y para San Juan. De hecho, más del 70 por ciento de los encuestados se ubicó en el bando que considera que las perspectivas de la economía a futuro serán peor a partir de esta decisión política, y que también impactarán negativamente en la provincia en general y en su vida diaria (ver Más del ...) Llama la atención cuánto se diferencia la percepción de la gente de la de los empresarios sanjuaninos. El pasado 9 de mayo, un día después del anuncio presidencial, la mayoría de referentes sectoriales y de cámaras manifestaron a DIARIO DE CUYO que no creen que habrá recesión tras el acuerdo. Salvo el sector del comercio -que ya viene sintiendo de hace rato la baja en el consumo- exportadores, mineros e industriales se mostraron optimistas con el futuro de la economía siempre que se recorte el gasto público, y aplaudieron que se recurra al financiamiento más barato existente en este momento en plaza. En cambio en la encuesta realizada desde ese mismo día, y hasta el viernes 11 de mayo por el Instituto de Opinión Pública y Proyectos Sociales (IOPPS) sobre 450 casos en el Gran San Juan no se obtuvo ningún resultado mayoritario positivo (ver infografías páginas 2 y 4) por parte de la población. Seguramente el pesimismo viene porque en los últimos meses están sufriendo el impacto en carne propia. La suba de precios de los alimentos y de las tarifas de servicios del primer cuatrimestre con un sueldo que no rinde ha provocado a una gran porción de población tener que remar cuesta arriba para llevar adelante la casa. El gasto privado, tanto en inversión como en consumo, se ha desacelerado bruscamente, sino basta recorrer los shopping, hipermercados y comercios minoristas, casi vacíos; y donde los empleados se la pasan chateando con el celular luego de limpiar dos veces lo mismo ante la ausencia de clientes. Por eso no llama la atención que en la encuesta la mayoría refleje que el dinero ya no le alcanza para llegar a fin de mes, incluso hace rato desterraron los planes de realizar alguna adquisición. Los electrodomésticos, muebles y artículos del hogar son los que resultaron más afectados en este freno de consumo, seguidos de la compra de ropa y calzado; y las salidas a comer, ir al cine o a ver algún espectáculo. El tarifazo de luz y gas obligó a achicar los consumos de energía, y la elección de segundas marcas y de productos que se venden "sueltos" hace rato que forman parte de la realidad cotidiana de muchos hogares en la provincia, a juzgar por la encuesta.

 

 

Valor

23,72

Fue en pesos la cotización del dólar al cerrar la rueda el viernes, tras alcanzar un máximo de 24,40 pesos y con la intervención del Central.

 

Sin solución mágica  

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, atribuyó ayer el salto del dólar de las últimas semanas a que el país está "en un escalón menor de confianza", lo que derivó en "más volatilidad en la moneda", y agregó que el FMI "no va a ser una solución mágica", porque esa solución "depende de los argentinos".

El ministro coordinador dijo que "estamos mejor que hace dos años y medio. Hemos tomado decisiones, entre ellas la de recurrir al FMI no por una situación de crisis, sino para evitarla".