Los agricultores sancarlinos parecen ser el blanco de las inclemencias climáticas de un tiempo a esta parte. Las tormentas de granizo, que azotaron al departamento la semana pasada, afectaron a más de 2500 hectáreas. Pero con los daños acumulados de las heladas tardías de noviembre, muchas fincas presentan pérdidas de entre el 80 y 100%.

 

La angustia de los productores se vio reflejada en comentarios y fotos de sus cultivos desvastados que han subido a las redes sociales. "Se están evaluando las pérdidas. Se calculan del 80 y 100 %, principalmente en vid y hortalizas”, anunciaba lo que después confirmó el radar oficial el intendente Jorge Andrés Difonso en su cuenta de Facebook.Tal como publicó Los Andes, San Carlos sufrió fuertes temporales de abundante lluvia y granizo la noche del miércoles, el jueves y la tarde de sábado de la semana pasada.

 

Sin piedad. Las viñas quedaron destrozadas tras la última granizada

 

Si bien los peritos de la Dirección de Agricultura y Contingencias Climáticas recién están comenzando a realizar las evaluaciones en el campo, desde el organismo informaron que habría más de “2500 hectáreas afectadas, de las cuales 670 hectáreas son las más dañadas y ellas comprenden unas 27 fincas”. Los productores afectados ya están radicando sus denuncias en la oficina regional del DACC, que funciona en el Centro Cívico de La Consulta. Tienen 10 días de ocurrido el siniestro para explicitar su situación. 

 

Desde el Ministerio de Economía, señalaron que -tras contrastar las denuncias con los peritajes- en un período de dos o tres meses, la ayuda económica estará llegando a los productores damnificados. “Los productores estarán cobrando en abril o mayo, que es cuando percibirían el dinero de su venta”, se comprometieron desde el Ejecutivo provincial.Las zonas más afectadas hasta el momento son: El Cepillo, Eugenio Bustos y Altamira, las áreas de mayor calidad enológica. No obstante, también se han registrado daños en cultivos de Chilecito, Tres Esquinas, Pareditas y La Consulta. Según lo aportado por los peritos, el promedio de daño en la uva es del 30% y 60% en las hojas, lo cual implicará mermas en la cosecha. 

 

Zona castigada

 

Pese a que los peritajes actuales dan estos índices, las pérdidas en la producción ascienden en algunas unidades al 80 o 100%, sobre todo en  Altamira y El Cepillo. Sucede que el granizo vino a agudizar los problemas que venían enfrentando estos agricultores sancarlinos, después de que las heladas acontecidas en plena floración, en setiembre del año pasado, impactaran negativamente en sus cultivos. 

 

Debido a estas heladas tardías, todos los distritos de San Carlos ya fueron declarados meses atrás zonas “en emergencia y desastre”, por el decreto 1771 del gobernador Alfredo Cornejo. Por ello, la Ley provincial de Emergencia Agropecuaria contempla sumar los daños actuales a los ya registrados.