Referentes políticos y del sector privado en uno de los últimos encuentros del Grupo Mundial del Comercio del Vino en Estados Unidos.

 

El gobierno provincial inició acciones ante la Corporación Vitivinícola y continuará en Cancillería de la Nación, con el objetivo de lograr que San Juan sea sede de la próxima reunión del Grupo Mundial de Comercio del Vino (GMCV) y no Neuquén como pretenden algunos actores del sector privado de esa provincia. El argumento es indiscutible: es la segunda provincia vitivinícola argentina. La primera es Mendoza, pero está descartada para ser anfitriona en esta ocasión porque ya fue sede de un encuentro similar en el año 2010. "Hemos presentado una nota a la Coviar ofreciendo la provincia como sede de este encuentro. Sabemos que en Cancillería aún no está tomada la decisión y el gobierno provincial está interesado, así que también nos comunicaremos con la Nación para ofrecer la sede", dijo ayer el Ministro de Producción, Andrés Díaz Cano.

Por su parte, trascendió que directivos de la Corporación Vitivinícola Argentina estuvieron reunidos el lunes pasado en Cancillería donde reclamaron su participación en esta importante cumbre mundial. En esa entidad, que está presidida por un sanjuanino, se descarta el apoyo al gobierno local para lograr este escenario.

Sucede que desde mayo pasado recayó sobre Argentina la presidencia por 12 meses de este grupo que reúne a los principales países productores de vinos del Nuevo Mundo, para diferenciarlos de los tradicionales países elaboradores europeos. Se trata de Argentina, Australia, Canadá, Chile, Georgia; Nueva Zelanda, Sudáfrica y Estados Unidos. China, México, Uruguay y Brasil tienen una menor participación. Un cuarto de las exportaciones mundiales vitivinícolas están representadas por el GMCV, que tiene por objetivo compartir información y colaborar en una variedad de asuntos internacionales y esfuerzos para crear nuevas oportunidades que faciliten el comercio del vino. Asimismo, entre las acciones que el grupo desarrolla está el de identificar potenciales barreras al comercio de estos productos en mercados importantes y coordinar estrategias conjuntas para evitarlas o minimizarlas.

En noviembre próximo, entre el 14 y el 16; corresponde realizar la reunión anual en el país anfitrión y San Juan quiere pelearle la sede a Neuquén, que viene siendo mencionada en algunos sectores.

"Este evento es muy importante ya que pone al país y a San Juan, en el caso de que sea sede, en el foco de la vitivinicultura mundial", dijo Díaz Cano, quien agregó que en las próximas semanas se continuarán haciendo gestiones para que esos referentes vengan aquí a conocer los vinos y bodegas locales. "Sería una oportunidad más para mostrar la provincia", agregó el funcionario.

No es todo. Reunir aquí a los popes del vino y a los principales distribuidores mundiales es una ocasión óptima para los negocios, en momentos donde San Juan ha encarado la tarea de fomentar acciones para aumentar la comercialización de vinos y dar pelea al sobrestock que amenaza este año a la industria. "Actualmente hay unos 2.000 millones de litros de vinos, que es demasiado; y hay necesidad de sacar la mayor cantidad posible, por ejemplo con la venta a granel", añadió Díaz Cano. Por eso la provincia ha organizado ferias por fuera del calendario oficial del Consejo Federal de Inversiones, como la de la semana pasada en California, de vinos a granel; donde participaron 5 bodegas locales.



El encuentro
 

Argentina es Miembro fundador del GMCV, habiéndolo presidido en otras tres oportunidades desde su creación en 1998. Como Presidencia, le corresponde al país organizar y presidir la reunión anual de 2018.


Los temas
 

En la reunión los participantes discutirán sobre barreras técnicas en el comercio del vino, principios regulatorios y cuestiones relativas a estándares técnicos internacionales demandados por la industria, entre otros.

 

Integrantes

son los países socios del Grupo Mundial de Comercio del Vino. Y hay otros 4 adherentes.