A la reunión realizada ayer acudieron referentes de todas las entidades vitivinícolas. Se trataron además temas de energía, combustibles, reconversión de viñedos y de sistemas de riego a energía solar, entre otros.

 

Las plagas no saben de crisis económicas y ante la urgencia, el gobierno local debió reasignar partidas para una campaña vital para la sanidad de los viñedos. En una semana más deben empezar las tareas de control y erradicación de Lobesia botrana (polilla de la vid) y ante la falta de plata nacional y para no discontinuar el tratamiento de la plaga y perder lo hecho y gastado en años anteriores, el Gobierno provincial decidió poner más plata de lo que pensaba: destinó $50 millones para empezar con el programa, a los que sumarán los exiguos 20 millones que enviará la Nación. De todos modos, el Ministerio de Producción -de quien depende este programa- no bajará los brazos y seguirá reclamando más dinero nacional "porque hay una ley donde la Nación se compromete a enviar los fondos a las provincias vitivinícolas para detener esta plaga"; señaló el titular de esa cartera, Andrés Díaz Cano. Para este año correspondían de $400 a $500 millones para toda la región cuyana y lo único que ha comprometido son $100 millones para Mendoza y $20 millones para San Juan.

Pero no será la única petición a la gestión macrista. En la Mesa de Consenso Vitivinícola realizada ayer, y a la que acudieron los representantes de todas las cámaras y asociaciones del sector (ver aparte), se acordó hacer un frente común con Mendoza para reclamar al gobierno nacional por medidas para controlar el sobrestock. Este problema de exceso de vinos será el principal que golpeará al sector vitivinícola esta temporada y sus efectos son que deprime los precios de uvas y vinos en un escenario poco amigable, de inflación y devaluación que lo hace imposible de sobrellevar sobre todo a los productores y bodegueros chicos. Díaz Cano anticipó que en el encuentro, cada una de las entidades y asociaciones expuso su opinión sobre las existencias actuales de vino y se conversaron distintas posibilidades. ""Quedamos que para la semana que viene cada una la presentará por escrito, y de ser necesario nos juntaremos de nuevo hasta lograr una propuesta en común. Luego la consensuaremos con el Gobierno de Mendoza y sus entidades vitivinícolas para gestionar en conjunto ante la Nación la posible solución al problema de sobrestock", anticipó el titular de Producción. Volviendo al tema de la Lobesia el funcionario dijo que el gobernador Uñac tomó la decisión de destinar más fondos para la campaña para prevenir que la plaga que hizo estragos en Mendoza no prospere en San Juan. Para ello, además de la compra de feromonas que se repartirán gratuitamente a los productores, se realizarán aplicaciones aéreas y fumigación terrestre.

 

La lucha se centra en 20 mil hectáreas


El año pasado, según un balance oficial, no quedó rincón sanjuanino sin fumigar por aire y tierra, o controlado con técnicas de confusión sexual, en las zonas definidas como potencialmente peligrosas para la reproducción de la polilla. En total se destinaron $41 millones, mitad nacionales y mitad provinciales, que sirvieron para que por primera vez la provincia realizara un ataque preventivo integral entre octubre y diciembre. Según los números oficiales, se cubrieron 20.372 hectáreas, un 45% más que las 14.000 previstas a mitad del año pasado. Pero el problema fue que, a pesar de que fue sancionada una ley nacional para el combate de la plaga, en el presupuesto de la Nación ya se advertía que no estaban asegurados los fondos para continuar la campaña. Mientras aquí los fondos los pone el Gobierno, en Mendoza les cobrarán desde $1.500 a cada productor.