Luego de más de ocho horas de discusión, anoche se encaminaba a cerrar otra vez sin acuerdo la tercera reunión paritaria entre los gremios docentes y el Gobierno provincial. Como los dirigentes sindicales se habían presentado con el rechazo de las bases a las dos propuestas que ya habían recibido en el encuentro anterior, la negociación se centró en buscar una nueva oferta que se acercara más a las pretensiones del sector, pero sin dañar las arcas provinciales en plena época de ajuste. En esos términos, los titulares de UDAP, UDA y AMET seguían en el Centro Cívico pasadas las 2 de la madrugada de hoy, afinando una tercera propuesta de manos de los ministros de Educación y Hacienda. Al cierre de esta edición, no habían trascendido aún los detalles de esa nueva oferta. De todos modos, la paritaria seguirá abierta, ya que este nuevo lineamiento ofrecido por el Gobierno deberá ser bajado a las bases, para que expresen si están de acuerdo o lo rechazan.

Los tiempos juegan en contra en este caso, ya que Hacienda está a horas de cerrar las planillas para poder pagar los salarios de marzo. De ser así, lo más probable es que esa liquidación cierre con alguna de las propuestas anteriores. Desde el Ejecutivo ya anticiparon que quieren pagarles a los estatales provinciales, incluidos los docentes, el 27 de marzo, justo antes de que comience el fin de semana extralargo de seis días por Semana Santa y la conmemoración de la Gesta de Malvinas.

La dirigencia sindical había acudido a la reunión de ayer con el mandato de los afiliados de rechazar las dos ofertas de mejora salarial que había hecho el Gobierno cinco días atrás. Una de ellas implicaba un 15% de aumento más un plus de $50.000; la otra, 17% de incremento, y un plus de $25.000. Ambos casos incluían además el pago, con fondos provinciales, de los ítems que eliminó la gestión nacional de Javier Milei por falta de plata.

El rechazo estuvo también ligado a la indefinición a nivel nacional, en la paritaria que está llevando adelante CTERA con las autoridades del país. Los docentes sanjuaninos tuvieron hasta último momento el ojo puesto sobre esa discusión, de modo de pedir a nivel local que se equiparara cualquier beneficio otorgado. Pero en Buenos Aires se pasó a cuarto intermedio y sólo quedó en claro que el sector quiere un salario básico inicial no inferior a $450.000, pero como el Gobierno propuso una base $325.000 e insistió en la eliminación del Fondo de Incentivo Docente (Fonid), los dirigentes sindicales se marcharon sin acuerdo y ratificaron el estado de alerta y movilización, sin descartar un nuevo paro educativo nacional en los próximos días.

Nada de esto fue pasado por alto en la discusión local entre los sindicatos sanjuaninos y las autoridades en el Centro Cívico, que tuvo una duración maratónica. Las últimas informaciones previas al cierre de esta edición daban cuenta de que la conversación había derivado en un nuevo número, pero no trascendieron los detalles. Estaba tan abierto todo, que nadie se animaba informar alguna precisión.

Igual, se esperaba que hoy mismo se comunicara a las bases para empezar todo de nuevo. Y si hay otro rechazo, no descartan empezar a discutir medidas de fuerza que afecten el ciclo lectivo 2024 recién comenzado, ya sea con un paro propio o plegado a una eventual huelga de los docentes establecida con alcance nacional.

 

LAS CLAVES

  1. La paritaria docente es fundamental porque es la que toman como referencia el resto de los sindicatos que representan a los trabajadores de la administración pública.
  2. Según trascendió, algunos representantes pidieron desacoplar su propia paritaria de la del resto de los estatales y que cada sector arreglara por su cuenta.
  3. El argumento para ese pedido es que el Gobierno tiene una presión extra y “tira para abajo” los números, pensando en que esa mejora debe ir a todos los estatales.