Preocupante. Al pago del alquiler mensual, el inquilino le tiene que sumar el pago de las expensas y de los servicios, como luz, agua y gas.


Alquilar una casa en la zona del Gran San Juan por un monto que oscila en los 10.000 pesos insume en la actualidad el 47% de un sueldo promedio de un empleado de comercio, calculado en los 21.000 pesos, según un relevamiento realizado por la Asociación de Inquilinos de la provincia. Lo peor es que el porcentaje viene en crecimiento en los últimos 3 años porque en el 2017 representaba el 41%, trepó al 45% el año pasado y en el 2019 está cerca de la mitad de los ingresos de un asalariado. La situación ha generado que desde la entidad proyecten llevar adelante distintas acciones para intentar mejorar el panorama.

Según datos de la asociación, que preside Víctor Bazán, en San Juan hay unos 72.000 grupos familiares inscriptos para acceder a una casa del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV), de los cuales alrededor del 80%, es decir 57.600 familias, alquilan una casa o un departamento para poder vivir. El resto vive en una vivienda prestada o de un familiar y no tiene que afrontar el peso que significa pagar el alquiler todos los meses. Pero los que sí tienen que hacer frente al canon mensual están muy complicados, explicó Bazán, porque a ese valor, que en la actualidad ronda en los 10.000 pesos, le tienen que agregar el pago de servicios como luz, agua y gas, con lo cual a una familia se le complica mucho la situación. "Cada vez estamos peor y la situación es preocupante", dijo Bazán.

Una de las tareas que han emprendido desde la asociación es una gestión política tanto a nivel del Gobierno provincial como así también en la Cámara de Diputados, que consiste en proponer que un cupo de las viviendas del IPV esté destinado en forma preferencial a quien alquile una casa o departamento y lo pueda demostrar con un contrato. Pero hasta ahora no han tenido suerte e incluso el titular del IPV, Juan Pablo Notario, consultado por el tema, respondió que "es una idea imposible de llevar a la práctica porque la gran mayoría de los inscriptos alquila el lugar en el que vive".

Según las estadísticas de la asociación, mientras que el alquiler en promedio en la provincia de una casa o departamento de dos dormitorios oscila en los 10.000 pesos, la cuota de una unidad del IPV ronda los 3.000 pesos mensuales, todo un alivio para el bolsillo de un asalariado que hasta ahora tiene que destinar casi la mitad de lo que gana para pagar su techo. Según el informe, que tiene en cuenta los gastos que debe afrontar una familia en un semestre, contando el alquiler, el mes de depósito de garantía, la comisión de la inmobiliaria y el costo de trasladar los muebles, insumen unos 83.000 pesos en ese período. En cambio, los 6 meses de la cuota del IPV ascienden a los 18.000 pesos. Según Bazán, la diferencia de dinero podría destinarse a equipar la vivienda con un televisor, heladera, cocina, juego de mesa y sillas, colchones, camas y hasta un lavarropas.

Como resultado de la situación y frente a la imposibilidad de muchas familias de pagar el canon mensual, Bazán explicó que muchos optan por arrendar una unidad más chica, con el resultado del hacinamiento de la familia, o tienen que optar por zonas más alejadas, pero más baratas. Como contrapartida está el gasto del transporte, que por ejemplo desde el primero de julio pasado el boleto de colectivo de la primera sección aumentó a los 22 pesos (30% de incremento). Si se trata de un empleado que viene al centro son 4 pasajes por día, sin contar si los chicos de la familia asisten a una escuela.

Este es el tercer año que la Asociación de Inquilinos de San Juan viene realizando mediciones para reflejar la situación del sector y año a año el panorama se va agravando, al igual que ocurre en todas las provincias argentinas.

Para mejorar la situación, el Gobierno nacional busca que se apruebe una ley para todo el país que, entre sus puntos principales, busca que el pago de las comisiones queden sólo a cargo de los propietarios y que se regulen los plazos mínimos de los contratos.

Estimación

47  Es el porcentaje del sueldo promedio de un empleado de comercio que, según la asociación, se destina al pago mensual del alquiler de una casa o departamento.

PANORAMA LOCAL

Según datos del Colegio de Corredores Inmobiliarios de San Juan, los nuevos contratos de alquiler de una casa o departamento se están negociando por estos días con un ajuste que ronda entre el 13% al 15%, según se trate de un bien para la familia o de un local para su explotación comercial.

En cuanto a valores, el alquiler de una unidad de un dormitorio en el radio céntrico oscila en los 7.000 pesos. Si se trata de un departamento con dos dormitorios la cifra trepa a los 10.000 pesos. Una casa de barrio en el Gran San Juan, de 3 dormitorios y cochera está entre los 14.000 a 15.000 pesos en promedio.

En el sector también están preocupados porque se registra una fuerte caída de las operaciones de compra-venta de inmuebles, que en junio llegó al 35% respecto al mismo mes del 2018.