En un intento por impulsar el pago de las compras con tarjeta de débito, mediante la utilización de terminales posnet, la AFIP saldrá a controlar que los comercios cuenten con el servicio, caso contrario les cobrará multas.

Y aunque dará plazos para implementar el sistema, por ejemplo para los pequeños negocios que en el 2015 registraron ventas netas de hasta 4 millones de pesos, el límite será el próximo 30 de abril, representantes de las cámaras que agrupan a los comerciantes expresaron su preocupación porque en el caso de la Capital, que concentra el mayor número de establecimientos, sólo el 50% cuenta con el equipamiento. En los departamentos del interior incluso la cifra es más baja y por eso hay temor a que se pueda cumplir con los tiempos.

“No estamos en contra del sistema, pero hay que ver si se llega con los tiempos”, expresó Hermes Rodríguez, titular de la Cámara de Comercio de San Juan.

Aunque los comercios y los prestadores de servicio ya estaban obligados por ley a aceptar los plásticos, la AFIP saldrá ahora a controlar que todos los negocios, incluidos hoteles, restaurantes y los sectores de servicios vinculados con la salud, cuenten con las terminales posnet, caso contrario cobrarán multas que van desde 300 pesos hasta los 30.000, además de la clausura del local por hasta 10 días.

Pero también habrá algunas facilidades, como por ejemplo que los monotributistas que instalen las terminales no tendrán costo por el alquiler del dispositivo por 2 años. Para los inscriptos en el IVA que instalen el aparato tendrán bonificaciones en el costo por el alquiler del dispositivo de hasta el 50% por 6 meses.

En San Juan, de los 4.500 negocios que hay en la Capital, sólo la mitad cuenta con las terminales posnet. Pero a medida que uno se aleja del radio céntrico, donde hay 4.200 comercios más si se tiene en cuenta a departamentos como Rivadavia, Santa Lucía, Rawson y Chimbas, se reduce el número de establecimientos que cuentan con el servicio, hasta llegar a un 30% en promedio en los distritos más alejados.

Según las fuentes consultadas, entre los motivos de preocupación se encuentran el contexto actual de bajas ventas, a lo que el comerciante debe sumarle el costo mensual del servicio, que ronda los 400 pesos mensuales, más las comisiones que cobran las tarjetas, que oscilan entre el 1,5 al 3% del monto de la operación.

Marcelo Rosas, de la Cámara de Comercio de Chimbas, dijo que “la medida nos sorprende a los comerciantes mal parados porque el costo es alto para los negocios chicos”. Y sugirió que la AFIP debería dar más tiempo y facilidades para contar con el sistema de pago electrónico.

Desde el Centro Comercial de Caucete, Leonardo Meles sostuvo que “nos preocupan los altos costos del servicio porque las comisiones son muy altas”.

Marcelo Vargas, de la Cámara de Comercio del Interior manifestó que “el sistema tiene un costo que es muy difícil de afrontar para el comerciante y, además, se da en un contexto muy malo por las bajas ventas”.

Rodríguez, del Centro Comercial de San Juan, dijo que van a evaluar si hacen gestiones para evitar nuevos castigos al comercio provincial.

Para los comerciantes y prestadores de servicios con un mayor nivel de facturación el tiempo límite para exigir que instalen las terminales posnet vencerá el 31 de julio.

Desde la AFIP recordaron que además de entregarle al comprador el comprobante de pago por el débito, los clientes también deben exigir que se les proporcione el ticket o factura por la operación.

 

El funcionamiento de las terminales


Las terminales posnet son dispositivos electrónicos adaptados a los pagos a través de tarjetas de débito y de crédito. En el mercado hay dos grandes empresas que dan el servicio, una es Posnet, cuyo nombre incluso se ha popularizado como sinónimo del sistema, y la otra es LaPos.

En San Juan, la entidad que concentra el mayor número de usuarios de terminales para pagos electrónicos es el Banco San Juan, que trabaja con LaPos. José Luis García, gerente de Red de sucursales de la entidad, explicó la modalidad de funcionamiento del servicio.

Para el caso de los monotributistas que quieren contar con las terminales para el uso de plásticos, el banco les pide la apertura de una caja de ahorro, la fotocopia de una boleta de servicios, la copia del contrato de alquiler si el comerciante no es propietario del inmueble, y copias de las constancias de inscripciones en la AFIP y en la Dirección de Rentas.

Si bien el costo mensual por el uso del sistema ronda los 400 pesos mensuales, la entidad tiene un plan que consiste en la bonificación por 12 meses de ese monto.

El servicio se puede contratar mediante el uso de la línea telefónica, que es el más difundido, con un chip telefónico o con el sistema de wifi, que es un poco más caro, de unos 500 pesos mensuales.

La comisión por el uso del sistema es en promedio del 3% del monto de la operación. Y el tiempo de instalación desde el pedido hasta el funcionamiento del equipo oscila entre las 72 y las 96 horas.

Junto con la bonificación del alquiler por un año, el Banco San Juan también ofrece a sus clientes promociones por las compras y publicidad en los medios, como una ayuda al comerciante.