El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, dio por superada este miércoles el episodio de volatilidad cambiaria de las últimas semanas y aseguró que ahora el foco es encauzar la inflación. Además, negó que el país haya sufrido una corrida cambiaria.

 

Pasadas estas turbulencias la inflación vuelve a ser nuestro objetivo”, afirmó durante la presentación del Informe de Estabilidad Financiera del primer semestre.

 

En ese marco, el titular de la autoridad monetaria ratificó las principales herramientas que defiende para su gestión: el tipo de cambio flotante para evitar.

 

En la previa de su informe, Sturzenegger dedicó su visión sobre los acontecimientos de las últimas semanas que llevaron el dólar a $25.

 

“El mercado dijo que no estaba creyendo en la política monetaria”, justificó Sturzenegger la suba del nivel de las tasas de 27,25% a 40% en unos 20 días. “Hemos escuchado ese mensaje y reaccionamos”, añadió.

 

Sturzenegger aseguró que ahora el objetivo del banco es atacar la inflación. “El nivel de la política monetaria hoy es la máxima desde que asumimos y la necesaria”, indicó sobre el objetivo de desinflación. Agregó que el tipo de cambio flotante “permite absorber los shocks externos y ese trabajo se hizo bien los últimos tres años”.

 

El titular de la entidad monetaria admitió que la mayor preocupación que tienen está puesto en la denominada inflación núcleo. "Se ha movido en un nivel más alto. Sabemos que la de mayo va a venir bastante por debajo de la de abril, pero con mucha ayuda de los precios regulados, porque el proceso de aumento ya terminó", explicó.

 

"Nuestros modelos en abril nos daban, y nos siguen dando, una baja en la tasa de inflación a partir de este momento. Cuando el mercado empezó a mover el tipo de cambio de otra manera, se hizo más evidente que el mercado no estaba creyendo. Fue el propio mercado el que de alguna manera nos dijo 'esto no es suficiente' y nos indujo a ajustar en las últimas semanas. Ese mensaje el mercado no lo había expresado con tanta claridad. Y uno tiene que tener la humildad de escuchar lo que nos está diciendo", insistió.

 

Además, arriesgó que la baja de la inflación seguirá este año, más allá del impacto de la devaluación y del aumento de las tarifas.

 

"El año pasado, la inflación cayó 13 puntos a nivel nacional y 15 puntos en el área metropolitana. Hemo

s tenido un avance en el proceso de desinflación y estoy seguro que se va a profundizar este año. Tenemos un objetivo para el año que viene que es del 5%. Obviamente hemos tenido un cuatrimestre complejo el que hemos tenido por las tarifas y por el shock internacional, y por eso hemos reaccionado como lo hemos hecho. Nuestro objetivo es trabajar para que la inflación tenga el proceso hacia esa pauta", sostuvo.

 

Cerca del final de la conferencia, y consultado sobre cómo calificaría lo que sucedió en los últimos días, Sturzenegger fue contundente: "Corrida no hubo. Es muy importante ser muy claros. El Banco Central es muy transparente. Hemos tenido una turbulencia, alguna volatilidad, por supuesto. Pero lo otro no", enfatizó.