En San Luis hay cada vez mayor preocupación por el cierre de diversas fábricas asentadas en esa provincia, con la subsiguente pérdida de puestos de trabajo de varias familias puntanas. Durante las últimas semanas, se anunciaron los cierres de las fábricas industriales de Cerámica San Lorenzo, Alpargatas y Georgalos, además de otras empresas de capitales nacionales y locales más pequeñas. Entre las dos primeras fábricas reúnen a más de 200 trabajadores, que ahora se quedaron sin empleo, según reprodujeron los medios San Luis 24 y El Puntano.

 

No son pocos quienes manifiestan que San Luis vive su peor crisis laboral desde principios de la década pasada, ya que la caída de la actividad económica, la baja del consumo y la inflación causaron estragos entre las empresas radicadas en la vecina provincia que llegaron de la mano de regímenes de promoción industrial que quedó sin efecto a fines del 2012.

 

Protesta de trabajadores

 

Ya el fin de semana la delegación mercedina de la CGT se manifestó en estado de "alerta y movilización" ante el cierre de Cerámica San Lorenzo y el potencial cese de actividades de otras fábricas del parque industrial. Ahora, dirigentes del Consejo Departamental Pedernera del Partido Justicialista sumaron su intranquilidad por la crisis actual. 

 

En ese sentido, la central obrera evaluó que "la situación de crisis e inestabilidad laboral se va a profundizar en el primer semestre del año" y consensuó un plan de acción "que involucre a todas las instituciones ¨políticas, legislativas, cámaras de industria, cámara de comercio, asociaciones intermedias¨ para combatir el avance de estas políticas nacionales".