La Corporación Vitivinícola Argentina presentó la Asociación Ad Hoc de Turismo del Vino, destinada a desarrollar la industria y la cultura del vino en todo el país, asociadas a los desarrollos turísticos. Según el informe elaborado por Bodegas de Argentina, en el país existen más de 200 bodegas con apertura turística, de las cuales el 62% aproximadamente se encuentra en Mendoza. Le siguen en importancia, Salta (12%) y San Juan y Catamarca con el 6% cada una.

El presidente de Bodegas Argentinas, Walter Brescia, indicó que la experiencia de la agrupación actual, entienden que el turismo en las bodegas además de ayudar a fidelizar la marca, funciona como un punto de venta directa, que significa un buen ingreso para los establecimientos más chicos. 

La Asociación servirá para "comunicar la región, la gente de cada lugar, la gastronomía de cada lugar, su hotelería y todos los accesorios que se puedan generar o vender en un lugar", señaló Brescia.

Brescia evaluó el presente del sector y consideró que "está complicado", especialmente para aquellos que se dedican al vino básico, que es el que se vende menos cuando no puede competir en precio con otras bebidas que funcionan como sustitutas, como es el caso de la cerveza o las gaseosas. "No es un producto de primera necesidad, a pesar de ser un alimento, entonces es muy sensible a las variaciones de precios", agregó. 

De la misma forma, Rodrigo Lemos, el coordinador de la Asociación ad Hoc de Turismo se refirió a la oportunidad que tienen los productores de vino básico para sumarse a la oferta turística. Esta situación se da en la zona Este de la provincia,  por lo que Lemos consideró que hay que "desmitificar que el vino del día a día no tiene atractivo turístico".

"Abriendo las bodegas a los visitantes educás al consumidor, le demostrás que el vino fino puede ser excelente, se incrementan las ventas al público directo y las marcas ganan en notoriedad", apuntó el coordinador. 

Fuente. mdzol.com