El gobernador Sergio Uñac se refirió este lunes al incidente que ocurrió en el proyecto Lama el jueves pasado y que generó un gran revuelo, a pesar que las autoridades provinciales y la empresa aclararon que no hubo contaminación.

 

Uñac, antes que todo, aclaró que "se produce en un lugar donde no hay proceso de material, es agua que fluye por un túnel que no fue obturado y la intimación del Gobierno para que lo cierre" Y agregó, "hay una licitación en marcha que tuvo un inconveniente pero lo tendrán que acelerar". "La provincia quiere la solución definitiva", sentenció.

 

Sergio Uñac

 

Sobre el final, apuntó a cuáles serán los pasos a seguir: "Ustedes saben que la he multada (a Barrick), le paré la actividad y obviamente que se le vendrá otra multa, no lo estoy pre anunciando, lo que estoy diciendo es que si no están cumpliendo con lo que corresponde el Estado va a poner los ojos en la situación"

 

 

El incidente

 

La empresa Barrick informó que el jueves pasado, a las 18 horas, "tuvo lugar un evento en Lama, a raíz del deshielo de uno de los inviernos más intensos de las últimas décadas en esa zona de la cordillera". Y agregó que "se originó por la crecida del río Turbio cuyo caudal y arrastre de sedimentos alcanzó la capacidad máxima de las piletas de sedimentación, por lo que el agua fue conducida a través de un canal de contingencia construido para este propósito hacia el dique impermeabilizado, antes de su descarga en el rio Las Taguas".


 

Lama se encuentra suspendido en su construcción y no se realiza allí ningún procesamiento de mineral o proceso industrial.

 

 
Barrick, además, precisó que "la mayor parte del agua que drena naturalmente del túnel en Lama sigue siendo tratada en la planta construida a tales  efectos. Sin embargo una parte excedente no está ingresando al sistema para no sobrepasar la capacidad de tratamiento". También el comunicado aclara que "no trajo aparejado ningún tipo de consecuencia para el medioambiente o la salud de los trabajadores".