El Programa Mundial de Alimentos, a cargo de agencias de las Naciones Unidas, lanzó un alerta global por la crisis alimentaria que azota a zonas de África donde más de 20 millones de vidas corren peligro de muerte en los próximos seis meses según el pedido de socorro.

Pero en lo inmediato, 1,4 millones de chicos están en riesgo de muerte inminente por la hambruna que afecta a Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen. En estos territorios azotados por sequías que han diezmado las cosechas, se suman los conflictos de guerras civiles con secuelas de desplazamientos por persecuciones del activismo revolucionario.

La Unicef sostiene que aún se puede salvar muchas vidas pero si se actúa rápido para sacar a los niños de la crítica malnutrición y atenuar la creciente hambruna producida en gran medida por la mano del hombre. El organismo internacional reclama ayuda humanitaria para evitar repetir la tragedia alimentaria de 2011 en el cuerno de África.

La hambruna ya fue declarada formalmente el lunes pasado en zonas de Sudán del Sur, sometida por una guerra civil desde 2013, una contienda que ha dividido el país en líneas étnicas llevando a la ONU a advertir sobre un potencial genocidio en la región. A este clamor se sumó la entidad "Save the Children'' en busca de salvataje alimentario.

Otro país en ruinas es Somalia, también al borde de la hambruna, seis años después de que 260.000 personas murieran por falta de comida en 2011. Unicef señaló que se esperaba que 185.000 niños somalíes sufrieran malnutrición grave este año, pero la cifra se podría incrementar a 270.000 en los próximos meses de no mediar ayuda inmediata.

A esta cifra se agregan otros 462.000 niños con escasos alimentos en Yemen, donde los dos años de guerra han causado el derrumbe económico del país y severas restricciones de los envíos. En tanto el hambre golpea desde el año pasado a zonas del noreste de Nigeria, donde el Gobierno combate al grupo fundamentalista Boko Haram.

Ante este panorama devastador, urge una reacción efectiva de la comunidad internacional para atender al llamado del ente mundial.