Una mujer apuñaló brutalmente a su exmarido y luego se tomó una selfie con él mientras yacía en el piso ensangrentado. El hecho ocurrió en Rusia y tomó notoriedad mundial por el cinismo de la mujer.

Olga tomó un cuchillo y lo hundió en su expareja Oleg después de una pelea. Pero en lugar de pedir ayuda, posó junto a su cuerpo ensangrentado, y envió la foto a sus amigos.


 

Según los informes rusos, la mujer, de 25 años, incluso les contó a sus amigos que la imagen sangrienta la hacía parecer una “bestia”.

“Muchachos, apuñalé a mi exesposo con un cuchillo. Y sólo ahora he limpiado todo. Parece que soy una bestia”, confió.


 

Según los investigadores, ella lo apuñaló después de que él intentó estrangularla durante la discusión por lo que quedó arrestada bajo sospecha de “exceder la legítima defensa justificable”.

En tanto, su pareja se recupera de la grave herida que le ocasionó la que era su mujer.