La edición 2018 del Informe Mundial de la Felicidad arrojó resultados positivos o negativos para el país, según cómo se los analice. Sucede que Argentina está ahora un poco peor en la tabla que el año pasado, aunque bastante mejor que cinco años atrás: se ubica ahora en el puesto 29 entre 156 países, mientras que el año pasado aparecía en el puesto 24. Pero en 2012 figuraba en la posición 39, diez escalones más abajo. De cualquier modo, el país se mantiene con claridad entre los más felices del planeta.

 

Este índice que elaboran expertos, a pedido de Naciones Unidas y con datos de la consultora Gallup, acaba de ser presentado en el Vaticano.

 

¿En qué se basa para clasificar a los países? En datos que van de 2015 a 2017, y que tienen en cuenta variables como el bienestar personal, el trabajo, el entorno social y familiar, la salud física y mental, además del contexto del país en el que se vive, relacionado con la esperanza de vida, el nivel de riqueza, la corrupción y la libertad.

 

Este año también se valoró la felicidad de los inmigrantes en los países de residencia, a partir de una tabla que incluye 117 países con datos de entre 2005 y 2017. El documento se presentó en la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales del Vaticano.

 

En Latinoamérica, Costa Rica ocupa el decimotercer lugar, con una nota de 7,072 sobre 10, por encima de otros países como Estados Unidos (18) o España (36). Por detrás en la región aparecen México (24), Chile (25), Brasil (28), Argentina (29), Uruguay (31), Colombia (37), El Salvador (40), Nicaragua (41), Ecuador (48), Bolivia (62), Paraguay (64), Perú (65) y Honduras (72). La peor marca de felicidad en la región fue para Venezuela, en el 102, entre Nepal (101) y Gabón (103).

 

Según el informe, Venezuela es uno de los países que más está descendiendo en la tabla por la difícil situación política, social y económica que enfrenta desde hace algunos años: “En el caso de Venezuela, el informe apunta a que muchas migraciones no son fruto de decisiones deseadas sino consecuencia de una atmósfera de rápido deterioro de la libertad política y la estabilidad económica”.

 

Este año el documento centra la atención en la inmigración: “En América Latina, las personas que tienen la intención de migrar están relativamente insatisfechas con sus vidas”. Un 25% aseguró que si pudiera iría a vivir a otro país. Entre los países con las mayores proporciones de emigrantes potenciales están Honduras (47%), El Salvador (42%) y Perú (33%), y en la mayoría de los casos los destinos preferidos son Estados Unidos, España, Canadá, Argentina y Brasil.

 

Como viene pasando año tras año, los países nórdicos son los más felices: Finlandia es el primero, con una puntuación de 7,632 sobre 10, seguido por Noruega, Dinamarca, Islandia, Suiza, Holanda, Canadá, Nueva Zelanda, Suecia y Australia.

 

El economista John Helliwell, codirector del World Happiness Report, observó que todas las naciones del “top 10” obtuvieron las máximas calificaciones en felicidad general y felicidad de los inmigrantes: “La felicidad parece ser contagiosa en una sociedad. La conclusión más sorprendente del informe es la notable congruencia entre la felicidad de los inmigrantes y los locales. Los que migran a países más felices ganan, los que van a países menos felices pierden”.

 

"En pocas palabras, los países nórdicos, saben convertir la riqueza en bienestar", resumió Meik Wiking, director del Instituto de Investigación de la Felicidad, con sede en Copenhague. Las conclusiones sobre los inmigrantes revelan que "las condiciones bajo las cuales vivimos tienen gran importancia para nuestra calidad de vida: que la felicidad no es solo cuestión de elección".

 

Estados Unidos, en el lugar 11 en el primer índice, nunca ha estado entre los diez mejor clasificados. Su caída al lugar 18 obedece a varias causas: "Estados Unidos se encuentra en medio de una compleja crisis de salud pública que se agrava, con epidemias de obesidad, adicción a los opioides y trastornos depresivos, todos notables de acuerdo con los patrones globales", dice el informe.

 

El "sistema sociopolítico" estadounidense genera una mayor desigualdad de ingreso -uno de los factores principales que contribuyen a la infelicidad- que otros países con ingresos similarmente altos. También ha sufrido una caída de la "confianza, generosas y apoyo social, que son algunos de los factores que explican por qué algunos países son más felices que otros", dijo Wiking.