El hecho sucedió en España, cuando una pareja volvía de sus vacaciones, y fueron detenidos por la policía por tener exceso de carga a simple vista.

 

Pero eso no fue lo que preocupó a los agentes, sino que cuando pidieron a los dueños del auto que abrieran las puertas del automóvil, encontraron que la hija de dos años estaba “enterrada” entre el equipaje que llevaban.

 

 “Ver para creer” fue la manera que titularon el encuentro en la cuenta oficial la fuerza.

 

 

Si bien la niña de dos años, no presentaba ninguna lesión por la cantidad de equipaje que tenía encima, esas no eran las formas para transportar las maletas, por lo que la policía multó al conductor.

 

Le aplicaron una multa que podría ascender a los 200 euros (casi 5.000 pesos argentinos) y además, la familia debió pasar una parte de la carga a otro vehículo antes de poder seguir su camino.