Una joven de Sheffield, Inglaterra, sufrió un insólito accidente mientras bailaba el ritmo “slut-drop” junto con una amiga el pasado sábado a la noche.

 

El movimiento consiste en agacharse en cuclillas rápidamente lo más bajo posible sin tocar el suelo. Y eso hizo ella. Sin embargo, no vio que detrás suyo había un mueble de hierro y, literalmente, se clavó una punta en el ano.

 

¿El resultado? Tres puntos, una vacuna antitetánica y mucho dolor…