Kelly Green, una joven británica de 25 años se volvió viral en Facebook tras compartir una selfie en la que, sin darse cuenta, logró retratar un detalle terrorífico.

Según contó la protagonista de esta historia al diario inglés The Sun, ella se encontraba sola en su casa, ubicada en ciudad de Barnsley, en Yorkshire del Sur, Inglaterra, y estaba chateando con unos amigos. Por eso, quiso mandarles una foto pero jamás se imaginó que detrás de ella había una silueta de una niña.

“Estaba atónita. Estaba en Snapchat con mis amigos y no había nadie más cuando tomé esa foto en mi living“, contó Green al medio británico.

La joven reveló que fue uno de sus amigos el que le hizo notar aquel escalofriante detalle. “Mi padre me dijo que podría ser su hija, la que murió por un aborto espontáneo. Perdieron un bebé antes de que yo naciera y la llamaron Jessica. Está orgulloso y feliz de ver la figura”, añadió Green.

Pese a que inicialmente la foto fue compartida en Snapchat, Kelly decidió publicar lo sucedido en Facebook y generó un verdadero debate entre los usuarios.

Mientras que algunos consideraron que podría tratarse de un fenómeno psicológico llamado pareidolia, que es cuando un objeto se percibe erróneamente como una forma reconocible; otros le aseguraron que se trata de un fantasma.

Fuente: Rumbos