El gobernador del estado de San Pablo, el más poblado y rico de Brasil , Marcio França, afirmó hoy que las personas que ofenden a la policía corren el riesgo de morir, al comentar el caso de una mujer policía que mató a un delincuente que intentó asaltar a un grupo de madres en la puerta de una escuela.

 

"La gente debe entender que el uniforme de la policía militarizada es sagrado, es la extensión de la bandera del estado de San Pablo. Si se ofende este uniforme se está poniendo a la vida en riesgo y así debe ser", dijo França.

 

França condecoró a la cabo Katia da Silva Sastre, de 42 años, quien mató a un delincuente de 21 años en la ciudad de Suzano, en el gran San Pablo, que con un revólver en la mano intentó robar a madres con niños que estaban en la puerta de una escuela.

 

 

 

França es del Partido Socialista Brasileño y asumió el cargo el mes pasado, tras la renuncia a la gobernación de Geraldo Alckmin, quien tuvo que tomar la decisión para ser candidato presidencial por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB).

 

El diario Folha de Sao Paulo informó que la propia Policía Militar del estado de San Pablo no alienta reacciones como la de la cabo, ya que se encuentra en una política de reversión de la letalidad policial, sobre todo de los agentes de civil, como fue el caso de la mujer policía.

 

"Ella le dio un ejemplo a la sociedad. La prensa que critique, pero la actitud de la mujer fue decente. Cuando alguien erra hay que criticar, pero cuando hace algo bueno hay que elogiar", dijo França, candidato a la reelección como gobernador.

 

El caso abrió un debate -sobre todo porque la acción fue filmada y dio la vuelta al mundo- sobre la represión al delito de los policías de civil.