La creación de las películas animadas incluso en nuestra época computarizada es un proceso difícil y costoso. Y en los años 20 del siglo XX cada escena se dibujaba a mano. Se necesitaban trucos para acelerar el proceso. Por eso empezaron dibujar a los personajes sin detalles excesivos: con cabezas y ojos grandes, con piernas y brazos delgados y largos y con las manos con cuatro dedos. Pero surgió un problema inesperado.
 

 

La película a blanco y negro muchas veces no permitía distinguir las manos y las piernas del personaje de su cuerpo negro. Se necesitaba buscar un contraste de color.
 

Una innovación sencilla permitió resolver este problema. En mayo de 1928 salió la primera caricatura con Mickey Mouse. Entonces el personaje aún tenía sus patitas totalmente negras. Medio año después, se estrenó "El botero Willie", donde el famoso ratón ya traía calzado. En 1929, el público vio a Mickey con guantes blancos por primera vez.
 

"No queríamos que Mickey Mouse tuviera patitas de ratón, tenía que parecer más a un humano. Por eso le pusimos guantes", explicó Walt Disney.