Un visitante del Parque Nacional Kruger filmó una desgarradora imagen: un pequeño elefante sin su trompa. El joven espécimen está rodeado de otros elefantes pero los cuidadores temen que con el tiempo lo excluyan de la manada.

 

Es que la trompa es vital, con ella bebe casi 200 litros de agua e ingiere más de 100 kilos de comida cada día. Incluso se relaciona gracias a ella por lo que su apartamiento puede significarle un futuro oscuro.

 

El hombre que grabó el vídeo asegura que ya “ha grabado anteriormente a cocodrilos atacando a crías de elefante mientras beben agua y es la posibilidad más razonable de que haya perdido una parte tan importante de su cuerpo”.