En Madrid, abrieron una exposición sobre el escapista más grande la historia. El nuevo mago realizó uno de los trucos más famosos del ilusionista: el escape de una camisa de fuerza (de 1874), ilusión que reinventó escapando desde las situaciones más difíciles, como "colgando de un rascacielos".
 

No todo era ilusión, Houdini entrenaba su fuerza física para maravillar a su público.
 

"Houdini inventó una nueva rama dentro de la magia. Logró hacer sentir en el público una sensación liberadora. Cómo él se liberaba de sus cadenas, el resto podía liberarse de sus problemas", señaló Ramón Mayrata, historiador de la magia, durante la inauguración según el mismo diario.
 

El mago también incursionó en el espiritismo y contactaba a su madre muerta, pero cuando vio que algunos usaban sus mismos trucos para engañar a la gente y decidió cambiar de estrategias.