Akbar Salubiro salió de su casa en la región de Célebes Occidental, Indonesia, el domingo por la noche para ir a trabajar en una cercana cosecha de palma pero nunca regresó a su casa por lo que sus vecinos y amigos comenzaron a movilizarse para tratar de encontrarlo.

 

Lo que no se esperaban era encontrar, en el jardín trasero de la casa del joven de 25 años, una serpiente Pitón con un bulto gigante en el estómago, del que se distinguían las botas del desaparecido.

 

 

Cuando abrieron el estómago del reptil, descubrieron el cuerpo sin vida de Salubiro. Un funcionario municipal dijo que tenía información de "gente que oyó gritos esa noche desde la arboleda de palmas".

 

Fuente: Diario Veloz