La trifulca, ocurrida en California, comenzó con gritos e insultos, hasta que una de ellas le propinó un golpe en el rostro a la otra, dando inicio al combate entre ambas.

 

Después de que la pelea comenzó, la muchacha que recibió el primer golpe logró derribar a su oponente al suelo, ponerse encima de ella y aplicarle una gran cantidad de golpes, antes de que sus compañeras las intercepten para separarlas.