La originalidad argentina no tiene fin. Y no conoce de fronteras si de sacar alguna ventaja económica se trata. Por eso, algunos hinchas de la Selección que tuvieron la suerte de viajar a Rusia a ver el Mundial, están intentando hacerse unos mangos.

 

 


¿De qué manera? Colocaron sus banderas en el piso. Pusieron una gorra y aguardan sentados a que algún turista ponga una propina. Cuando sucede, salen a los saltos, cantando alguno de los hits, y abrazan al filántropo que puso el dinero. Lo levantan, lo sacuden, le hacen sentir el calor argentino.

 

Así lo reflejó en Instagram el periodista de TyC Sports Pato Burlone: “Uno va a poner plata y ahí los hinchas argentinos le hacen un pogo… Inventaron un curro”, cuenta en el video.