Los miembros del equipo Operation IceBridge de la agencia espacial NASA descubrieron una enorme e inquietante grieta en uno de los glaciares más grandes de Groenlandia. Los investigadores sobrevolaban el glaciar Petermann, situado en el noroeste de la isla, cuando detectaron la nueva grieta.

 

De acuerdo a las fotografías, esta nueva ruptura ocurrió cerca del centro, un lugar inusual para formarse. Esta grieta además no dista mucho de otra gran hendidura en el glaciar que se ha estado extendiendo hacia el centro desde la pared este.

 

Si es que las dos grietas se logran cruzar, el iceberg podría romperse casi en la mitad, lo que haría que más hielo se desprendiera, generando una gran alza en el nivel del mar en las costas de Groenlandia.

 

"Es impresionante ver la grieta por fotos tras estudiarla desde el espacio por varios días", dijo Stef Lhermitte, académico del Delft University of Technology de Países Bajos y que ofició de coordinador del equipo al Washington Post. Sin embargo, indicó que es difícil determinar qué es lo que causó la formación en una ubicación inusual, ya que las hendiduras suelen producirse en los bordes de los glaciares. Por ello, el investigador cree que podría haber sido originada por las aguas del océano Ártico subterráneas.