Parece no tener otra cosa que su pipa y la música. Su postura y semblante muestran paz, sin embargo Mohammad Mohiedine Anis, de 70 años, está sentado en medio de la su hogar destruido en el barrio de al-Shaar en Alepo (Siria), sitio destruido por los bombardeos del gobierno de ese país.

 

Fue el fotógrafo de AFP Joseph Eid quien se acercó a ver en qué condiciones se encontraba aquel anciano que había sido entrevistado años atrás por su valiosa y completa colección de autos en miniatura. Y lo encontró, inmerso en la música del tocadiscos, sentado sobre su cama, pensativo y mirando fijamente el movimiento del vinilo bajo la aguja, probablemente porque era lo único que quedaba intacto lleno de escombros y polvo.

 

La imagen es tan sobrecogedora que emocionó en las redes sociales, donde ha sido muy compartida por sus usuarios de todo el mundo para convertirse en nuevo símbolo de la terrible guerra que destrozó la nación.