La playa de Bien Unido, en la provincia de Bohol (Filipinas), se ha convertido en un punto de peregrinación para católicos, que bucean en sus aguas para rezar frente a la imagen de 14 metros  de la Virgen María, depositada a cerca de 24 metros en el fondo marino.

 

 La imagen fue colocada en el arrecife de Danajon, junto a una imagen de similar tamaño del Santo Niño, por las autoridades municipales de Bien Unido, en 2010, y desde entonces es visitada por miles de personas.