The Great British Bake Off, la versión británica de Bake Off se transformó en viral gracias a las tortas de fondant que crearon sus participantes y quedaron lejos de ser un homenaje al mundo de la música.

La primera entrega de la temporada 11 de este formato, causó múltiples burlas en redes después que los reposteros terminaran sus tortas.

 

Cuando les pidieron a los cocineros que crearan un busto de una celebridad que admirasen todo se transformó en desastre. Los concursantes intentaron crear pasteles con forma de David Bowie o Freddie Mercury que se transformaron en memes en segundos.