Los médicos de un hospital de la Universidad de Nanchang (Jiangxi, China) extrajeron un gusano vivo de unos 10 centímetros que se encontraba en el cerebro de un hombre de 26 años, informa el diario South China Morning Post.

 

El paciente sufrió una serie de ataques epilépticos durante los últimos meses y, cuando fue a realizarse un chequeo, unas pruebas de sangre mostraron que tenía en su cuerpo un cestodo 'Spirometra mansoni'.

 

Este 10 de septiembre, se sometió a una cirugía para que le extrajeran el parásito, que una vez fuera de su huésped incluso podía nadar, según declaró Wang Chunliang, uno de los doctores que controlaba su tratamiento.

 

Guo Hui, director de un centro de neurocirugía y neurología de Shanghái, mencionó la ingesta de agua contaminada y el consumo de la carne o mariscos crudos o poco cocidos como posibles causas de esta invasión.

 

De hecho, la propia víctima señaló que comía con frecuencia alimentos a la parrilla, una costumbre que habría provocado su problema de salud.

 

Fuente: RT