Una "resurrección" fue atestiguada por familiares de un supuesto fallecido en Colombia. Es que el hombre al que despedían comenzó a gritar desde el interior de la tumba y lo sacaron para llevarlo al hospital.

El insólito hecho ocurrió el martes pasado en la zona de Llorente. A un centro de salud acababa de llegar el cuerpo de Fidel Pantoja, de 50 años, a quien desenterraron porque, presuntamente, se escuchaban ruidos en la bóveda en la cual había sido sepultado hacía nueve días. Aseguraban que estaba vivo, aunque era más deseo que realidad.

"Él tuvo dificultades pulmonares y, de un momento a otro, se murió. Todo fue un boroló (problema), pasó el velorio, toda la gente estaba triste", contó Camilo Perdomo, vecino de la finca de Fidel, en la vereda Inda Sabaleta, en Tumaco.

Lo que le agrega dramatismo a la historia es que la viuda afligida creía que su pareja todavía estaba vivo y quería que volviera. 

Quienes estaban de visita en el cementerio sacaron la tierra y rompieron el ataúd para "salvar" al fallecido. El cuerpo fue examinado por el personal médico, pero no había signos vitales, pese a las esperanzas depositadas.

Por la insistencia de los curiosos, quienes insistían que Fidel había sido resucitado, lo remitieron al hospital San Andrés, en Chilví (Tumaco), donde de nuevo sostuvieron que el hombre no tenía signos vitales.

De acuerdo con el diario El Tiempo, no deja de ser extraño que el cuerpo no estaba en estado de descomposición, parecía casi intacto, solo con quemaduras en su rostro, pues en Tumaco por la humedad es más fácil que esto ocurra con celeridad.