Un jubilado chino de 75 años que aparentemente estaba muerto dejó a su familia en shock cuando durante su funeral intentó salir del ataúd y preguntó qué estaba pasando. Tanto su hijo como una docena de familiares pensaron que el anciano había muerto porque había "dejado de respirar" y tenía "los pies y las manos frías".

 

 

Todos ellos se sorprendieron cuando en el funeral del hombre, que se estaba celebrando ocho horas después, abrió la tapa del ataúd, se sentó y preguntó si estaban preparando su funeral, según informa 'Mirror'. Justo en ese momento estaba viendo las coronas, adornos, banderas y la reunión de parientes que aparentemente habían llegado para llorar su muerte. El velatorio estaba previsto que durara unos cuantos días más y después el ataúd sería enterrado.

 

Su hijo, de la provincia china de Sichuan, se avergonzó por lo ocurrido y le pidió disculpas por el "incómodo malentendido". Ahora el pensionista todavía está muy débil y no ha comido mucho.

 

Fuente: Telefe