Macaulay Culkin, el protagonista de Mi pobre angelito, recibió una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. Al evento asistió Catherine O’Hara, su mamá en el film, y el reencuentro emocionó a todos.

El actor se conmovió hasta las lágrimas al escuchar el discurso que le dedicó la actriz, quien encarnó a Kate McCallister. Incluso, en sus palabras, la canadiense le atribuyó a Culkin el éxito de la película.

“Mi pobre angelito es y siempre será una adorada sensación global... La razón por la que familias de todo el mundo no pueden dejar pasar un año sin verla y amarla es por Macaulay Culkin”, expresó Catherine O’Hara por el furor continúa causando el film desde su estreno en 1990.

Luego, la actriz se refirió al reconocimiento que recibió Culkin. “Mereces una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. Gracias por incluirme a mí, tu mamá falsa, que te dejó solo no solamente una vez, sino dos, en este momento tan feliz”, lanzó ella, haciendo referencia a la película que ambos protagonizaron.

Mientras escuchaba las palabras de Catherine, Macaulay no pudo aguantar su emoción y se sacó los anteojos de sol que llevaba puestos. Cuando ella terminó con su discurso, él se secó sus lágrimas y ambos se unieron en un profundo abrazo que generó la ovación de quienes estaban presentes.

El momento en que Macaulay Culkin posó junto a su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood

El reconocimiento al actor de Mi pobre angelito causó emoción a nivel mundial. Es que su historia detrás del éxito es de público conocimiento: se hizo millonario de chico, abandonó su carrera a los 14 años por la presión de sus padres y sufrió graves problemas de adicción a las drogas.

Por eso, haber recibido su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood no solo generó conmoción en Culkin sino también sus allegados y familiares. La actriz Natasha Lyonne se unió al tributo y expresó: “La verdadera belleza es ver el adulto en el que te convertiste, el padre que eres y tus hermosos hijos y ahora el esposo y padre amoroso que eres”.

Macaulay, por su parte, agradeció el apoyo que recibió durante todos estos años y le dedicó el homenaje a su esposa Brenda Song y a sus hijos. “Sos mi campeona. Sos la única persona más feliz hoy por mí que yo mismo. No sos solo la mejor mujer que alguna vez conocí, sino también la mejor persona que conocí”, dijo él en su discurso.

Al finalizar, Macaulay Culkin hizo referencia a una de las frases más icónicas de Mi pobre angelito: “Para terminar, en el espíritu de las fiestas. Sólo quiero decir: Feliz Navidad, animales asquerosos”.