Machirulo, big data, cookie, no binario o sinhogarismo... estas son palabras que están del todo integradas en nuestro vocabulario del día a día, pero que hasta hoy no estaban aceptadas por la Real Academia de la Lengua Española. O lo que es lo mismo, hasta ahora era incorrecto su uso, y a partir de la última actualización podrán usarse sin remordimientos. Y esas no son las únicas, pues una gran nueva camada de palabras y expresiones pasarán a integrarse dentro de la RAE de efecto inmediato.

Esta misma mañana ha tenido lugar el acto oficial, en el que se han anunciado todas las palabras que nuevas palabras que incorpora el Diccionario de la Lengua Española (DLE) desde este martes, según la actualización presentada por el director de la Academia, Santiago Muñoz Machado. Durante el acto también se han mencionado otras bastante asentadas en el imaginario colectivo, como pueden ser chundachunda -música fuerte y machachona- o perreo, para designar “el baile que se ejecuta a ritmo de reguetón, con eróticos movimientos de caderas, y en el que, cuando se baila por parejas, el hombre se coloca habitualmente detrás de la mujer con los cuerpos muy juntos”.

En total han sido 4.381 operaciones las que se han incorporado, entre palabras nuevas, artículos, variaciones o supresiones, en esta versión electrónica 23.7 del Diccionario de la lengua española (DLE), en el que también se han integrado por primera vez en la historia sinónimos y antónimos, ya que 42.882 artículos del diccionario los contienen.

Nuevas acepciones a palabras ya asentadas

Algunas curiosidades de palabras nuevas destacadas por el director de la RAE en la rueda de prensa de presentación han sido actualizaciones de términos ya integrados en el diccionario. Por ejemplo crack, que ahora pasa a a ser también acepción de persona que destaca especialmente en algo, o Indio, un término que ha pedido modificar la academia guatemalteca para que no tenga el carácter peyorativo que ha adquirido. También entran acepciones americanas, como Pura vida, venida de Costa Rica.

Dentro de la cultura popular también han llegado nuevos términos. Así pues, se han incorporado términos como sonidista, cortometrajista, microfonista y oscarizar, para referirse a la persona que es galardonada con el Premio Oscar. Otras son más llamativas, como kriptonita, el elemento surgido de los cómics del superhéroe Superman y que ahora pasará a utilizarse correctamente para designar aquellas personas o cosas que neutralicen o mermen las cualidades principales de algo o de alguien.