Una pollería hace tan solo una semana vende waffles con forma de pene y de tamaño extragrande. “Los llamamos pollofres”, cuenta Pedro Bauerbaum (24), quien inauguró su negocio en un pequeño local de Chueca, distrito Centro de la ciudad de Madrid, España.

“La acogida fue increíble”, relató. “Se hizo viral muy rápido, sobre todo en redes sociales: en Instagram, en menos de 24 horas conseguimos mil seguidores”. Actualmente superan los 10 mil.

“Fue una locura”, agregó Bauerbaum, a la vez que señaló que el local todavía no está terminado: “Los rótulos están en camino. Las paredes lucen desnudas, ningún cartel anuncia el negocio, pero la gente se amontona en la puerta".

“El que más se vende es el blanco: a la gente le gusta el hiperrealismo”, explicó sin poder reprimir una carcajada. Cintia Pérez, una clienta de 39 años, señaló: “Lo vi en redes y no pude resistir la curiosidad”. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

¿Con qué toppings las vas a querer? En el vídeo nuestro producto ⭐ con chocolate blanco ����

Una publicación compartida de L A P O L L E R Í A (@lapolleriachueca) el

Bauerbaum contó como fue el proceso: “Pedí a la fábrica china a la que encargo las wafflereas (los moldes) el catálogo y me pasaron uno en el que había de todo: ositos, peces, flores… Todo tipo de formas”, recordó. Pero cuando llegó a la página 19, no pudo evitar sorprenderse: “¡Joder con los chinos!”, pensó el hombre al descubrir las sexuales propuestas.

“Se me quedó en la cabeza y pensé que si producían esos moldes sería porque los venderían en algún sitio. Para mí, solo había dos lugares en los que encajaran: en el Barrio Rojo de Ámsterdam o en Chueca”, continuó. Él fue quien encargó las herramientas, buscó un local en el barrio madrileño, lo reformó en dos semanas y lo inauguró el último 3 de diciembre.