El portero Adam Stachowiak, y un defensor de su mismo equipo, fueron protagonistas de una curiosa acción en el fútbol de ascenso turco. Finalmente la jugada pasó de ser festejada de un equipo a otro en un instante.

 

El Gaziantep BB de la TFF 1. Lig (la segunda división de Turquía) terminó igualando el partido 2-2, después de un efusivo festejo que derivó en el gol del empate del equipo contrario.

 

El guardameta polaco de 30 años, se estaba por convertir en el héroe del partido tras parar un penal que le daba la victoria a su equipo. Sin embargo, después de parar el balón, un compañero se acercó a felicitarlo de una forma un tanto efusiva.

 

En vez de chocarle la mano, o decirle algunas palabras de ánimo, el defensor optó por brincar hacia él, sin percatarse de que el balón seguía en juego.

 

Con el salto, el arquero soltó la pelota, que lentamente comenzó a traspasar la linea, y aunque intentó, el número 35 no logró salvar el gol.

 

Finalmente el equipo empató el partido y sumó 19 puntos en 18 jornadas. Ocupa el puesto 13 de la segunda división de Turquía.