Un grupo de policías estaba realizando un operativo para evitar que un ciudadano se suicide y finalmente terminó matando al hombre.

 

En incidente, que tuvo lugar en Orange, California, empezó cuando los agentes notaron que un faro trasero de la camioneta que manejaba Michael Anthony Pérez estaba roto. Al constatar la matrícula descubrieron que el vehículo tenía una orden de búsqueda.

 

Pérez paró en el estacionamiento de un shopping pero no quiso bajarse, abrió una lata de gasolina, se la derramó y prendió un cigarrillo. Luego de romper el vidrio del acompañante y de tirar agua para prevenir un incendio, los policías lograron sacar al hombre, que estaba armando con un cuchillo. 

 

La Policía de Orange explicó que Pérez tenía "un amplio historial criminal" que incluía "delitos relacionados con armas y narcóticos".